El turismo andaluz, en jaque: el coronavirus se ‘carga’ 50.000 empleos y 6.000 millones en el sector

juan-marin-pablo-casado-vox-extremaderecha
El vicepresidente de la Junta de Andalucía y consejero de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local, Juan Marín.

Quedarse en casa implica, lógicamente, no viajar. Actualmente, la actividad turística mantiene en Andalucía una media de 385.200 ocupados y representa aproximadamente el 13% del PIB andaluz. Unos datos que cambiarán cuando hayamos vencido al coronavirus, toda vez que la Junta de Andalucía ha estimado que la crisis sanitaria se llevará consigo 50.000 empleos del sector turístico y aproximadamente 6.000 millones de euros. 

Los destinos tradicionales en Andalucía son las playas (la provincia de Málaga, con la Costa del Sol como máximo exponente, suma aproximadamente un tercio de las plazas hoteleras de la región, según fuentes de la Junta) y las denominadas ciudades monumentales, principalmente Sevilla, Córdoba, Granada, Úbeda y Baeza.

Unas ciudades que ahora están vacías de propios y extraños por el confinamiento decretado con el estado de alarma. Por ello, las pérdidas económicas por la crisis del coronavirus podrían alcanzar los seis mil millones de euros, según datos de la Organización Mundial del Turismo que la Junta de Andalucía ha hecho suyos.

El vicepresidente de la administración autonómica ha dicho que un freno de un 25% de la actividad turística supondría el despido temporal o permanente de más de cincuenta mil trabajadores del sector.

La paralización del turismo en lo que llevamos de año representa casi un treinta por ciento del total de la facturación anual. Andalucía da por perdida la Semana Santa, pero aún mira con esperanza el verano. Las organizaciones empresariales saben que de abrirse los hoteles para la época estival la mayor parte de la clientela este año será nacional. «Tenemos que estar preparados para cuando el estado de alarma se levante, reabran nuestras grandes áreas turísticas y los restaurantes y hoteles vuelvan a acoger turistas», ha advertido Juan Marín.

Administración y empresarios trabajan en varios escenarios. El consejero Marín ha reconocido que el más urgente es la recuperación del turismo que genera la propia región y que viene del resto de España. El turismo nacional representa el 67% de los visitantes que el pasado año llegaron a Andalucía. «Tenemos que centrar nuestros esfuerzos para recuperar la confianza de los turistas nacionales una vez pase esta crisis sanitaria», ha dicho el consejero. El otro escenario es más complicado y dependerá, en buena parte, del comportamiento de la crisis por coronavirus en los países europeos y aquellos que están fuera de nuestro continente. Los empresarios reconocen que ese será el segmento más difícil y para ello han pedido a la Junta campañas publicitarias directas que atraigan divisas extranjeras.

Y todo ello cuando la administración autonómica ha reconocido que el producto interior bruto (PIB) de Andalucía podría caer hasta un 2,1% por cada mes de cierre parcial, situación que actualmente padecemos. Un informe hecho público en el consejo de gobierno sostiene que si el cierre parcial se alarga dos meses el PIB pasaría de una estimación de crecimiento del 1,5% a una caída próxima al 3%.

Los servicios estadísticos de la Junta trabajan con nuevas herramientas que tratan de identificar la evolución de los mercados emisores y anticiparse a los síntomas de demanda que se produzcan dentro y fuera de nuestras fronteras. Estos instrumentos buscan contrastar dos perspectivas: la del consumidor final y la de las compañías aéreas. El objetivo final, en palabras de Juan Marín, es este: «Con esta funcionalidad en el momento en el que en cualquier parte del mundo se activen las búsquedas de vuelo o se activen reservas, lo sabremos, y si nos interesa, allí pondremos nuestra promoción», ha dicho.

Lo último en España

Últimas noticias