Susana Díaz se esconde tras el pacto de la vergüenza del PSOE con los proetarras

Susana Díaz se ha escondido desde que el Gobierno anunciara un pacto con Podemos y los proetarras de Bildu para la derogación de la reforma laboral. Y es que la líder del PSOE andaluz, como pueden ver en el vídeo, repitió hasta la saciedad que «los votos de Andalucía» no iban a servir a Iglesias para pagar sus «peajes». «Si (Iglesias) tiene que pagar un peaje, que lo pague de su bolsillo», llegó a decir Díaz en un mitin.

«Los votos de Andalucía no le van a servir a Iglesias para pagar los privilegios de la señora Colau ni los desvaríos de los independentistas. Si él tiene que pagar un peaje, que lo pague de su bolsillo. No hay españoles de primera y españoles de segunda«, señalaba Susana Díaz hace unas semanas.

Tras el pacto de la vergüenza, la dirigente socialista andaluza ha optado por el silencio. Desde el PP, sin embargo, le piden ahora explicaciones. «¿Cómo era eso, Susana Díaz, de que los votos de los andaluces al PSOE no iban a valer para los desvaríos de los independentistas?», cuestionan a la secretaria general del PSOE de Andalucía desde la cuenta del PP andaluz.

El vicesecretario general del PP-A, Toni Martín, también ha querido recordar que Susana Díaz «sigue escondida desde el pacto de la vergüenza de su partido, el PSOE, con Bildu». «¿Va a dar la cara alguna vez, o va a seguir callada y otorgando para siempre», se pregunta el líder popular andaluz en su cuenta de Twitter.

Pacto a escondidas de Calviño

Aunque el PSOE, Podemos y Bildu estaban negociando desde hacía más de una semana, pocos lo sabían. Tampoco dentro del Gobierno. Los grupos parlamentarios capitaneados por Adriana Lastra y Pablo Echenique despacharon con Pedro Sánchez y Pablo Iglesias y éstos dieron el beneplácito al acuerdo para derogar íntegramente la reforma laboral de espaldas a los ministros económicos del Ejecutivo.

El anuncio del acuerdo, anoche, pilló por sorpresa a la ministra de Economía y Trabajo, Nadia Calviño y a Yolanda Díaz. Aunque la opinión de cada una sobre qué hacer con la reforma laboral del PP es distinta, a las dos les une el rechazo a las formas sobre cómo se ha pactado esta derogación, aún sin fecha en el calendario. Calviño preside una mesa con los agentes sociales (empresarios y sindicatos) en la que está Díaz, pero no Iglesias. La mesa amenaza ahora con romperse tras el pacto por sorpresa con Bildu.

Lo último en España

Últimas noticias