Guerra interna en Ciudadanos

El líder de Cs Jaén, detrás de la moción contra su alcalde en Linares… con la complicidad de Marín

El líder de Cs Jaén, detrás de la moción contra su alcalde en Linares… con la complicidad de Marín
El líder de Cs Jaén, detrás de la moción contra su alcalde en Linares... con la complicidad de Marín.

La ciudad de Linares (Jaén) lleva meses sumida en un caos institucional desde que el pasado mes de enero los concejales del PSOE, IU y CILU  presentasen una moción de censura contra el alcalde de la localidad, Raúl Caro-Accino (Cs). Detrás de ello se encuentra el coordinador provincial de la formación naranja en Jaén y alcalde de Porcuna, Miguel Moreno, con el silencio y la complicidad de Juan Marín, líder de Cs en Andalucía.

Caro, que llegó a la alcaldía mediante un pacto con el PP y la formación municipalista CILU, se hacía cargo en junio de 2019 de una ciudad que acumulaba casi 30 años de decadencia bajo el mando socialista, pero las ansias de poder de Moreno, conocido en Jaén por haber organizado una revuelta interna en un PP jiennense que tuvo que abandonar, han perpetrado una moción de censura contra el último bastión municipal de Cs en la comunidad. Desde la propia formación acusan a la actual Junta Directiva Provincial del partido de haber hecho todo lo posible por perjudicar a Caro y dinamitar su mandato.

Y es que Moreno siempre ha tenido por objetivo convertirse en el alcalde de referencia de la formación en Andalucía. Fuentes cercanas a Caro aseguran que ha sido su «sueño húmedo» desde que recaló en la formación. Pero gobernando en un pueblo de poco más de 6.000 habitantes, la alcaldía de Linares suponía un grave problema para sus intereses particulares, por lo que aprovechó su cercanía con Marín para conspirar contra Caro.

El que fuera candidato naranja a las elecciones andaluzas no ha facilitado interlocución alguna del equipo de gobierno local con la Junta de Andalucía y no ha mostrado nunca su apoyo público a Caro. Una protección que sí han percibido desde las consejerías lideradas por el PP, que han tendido su mano para que a Linares llegaran proyectos de toda índole. Fuentes próximas a Juan Marín consultadas por OKDIARIO Andalucía aseguran que el líder de Cs en la comunidad no sabe nada de este asunto.

No obstante, las tensiones en Linares permanecían a la orden del día y el pacto de gobierno saltó por los aires cuando el alcalde echó a los independientes de CILU por, según fuentes conocedoras, sus «constantes deslealtades», lo que obligó a Caro a gobernar con mayoría simple. Desde CILU se defienden asegurando que Caro adoptó entonces una «medida unilateral» y que a partir de ahí el Ayuntamiento, «descontrolado», fue un «desastre». La moción de censura al alcalde, insisten a este periódico, estaba «justificada» y «nada» tienen que ver con los socialistas.

El nuevo escenario sin los municipalistas de CILU en el gobierno de coalición abría la puerta al PSOE local y su nuevo secretario general, Javier Perales, aprovechó las guerras socialistas internas para hacerse con el mando del partido y promover la moción de censura contra el regidor linarense. La suma de PSOE, IU y CILU lo hacían posible, pero la lucha en el seno del PSOE había dejado una víctima colateral, el exportavoz local Daniel Campos, que se encontraba de baja psicológica, y por tanto, incapacitado para votar la moción, lo que hizo tambalear los planes de Perales, que veía pasar las semanas sin atar los apoyos necesarios.

Finalmente, dos meses después del anuncio, el PSOE registraba la moción de censura contra Caro, aunque el alcalde interpuso una denuncia por una presunta incompatibilidad de dos ediles socialistas: el exportavoz Daniel Campos, inhabilitado para el sufragio pasivo por sentencia judicial, y Javier Palacios, quien habría mantenido relaciones contractuales con el Ayuntamiento durante la pandemia desde su farmacia en Linares.

El juez admitió a trámite la denuncia y decretó la suspensión de la moción mientras se resolviese la causa de incompatibilidad, lo que mantuvo en la alcaldía a Caro. Durante este periodo, la ciudad ha vivido una situación convulsa y los ciudadanos se han movilizado de forma espontánea en varias ocasiones para mostrar su rechazo a la salida del alcalde del Ayuntamiento.

La «traición» de Moreno y Marín

Fuentes cercanas a Caro señalan «el absoluto desinterés que ha existido por Juan Marín por la situación de la ciudad», destacando que «siempre que ha habido un problema o un proyecto para Linares, ha tenido que ser el PP el que acuda al rescate de la localidad». Además, destacan que en «proyectos como los tres millones de euros de la ITI para la puesta en valor de Cástulo, Marín no tuvo ningún reparo en dárselos a Moreno para un proyecto en Porcuna, como pago por los servicios prestados».

Durante todo este tiempo, exafiliados de Cs en Linares destacan «la traición de Marín y del clan Moreno a Linares», argumentando que «desde el primer momento han estado medrando, obstaculizando y dinamitando tanto la labor de gobierno como la propia agrupación local», una de las más fuertes de la provincia jiennense.

Algunos de estos antiguos afiliados denuncian que «la mezquindad de Moreno es tal que ha empujado a dos concejales de su propio partido -Pedro Cintero y Rafael Funes- a cometer una ilegalidad y votar en contra de su propio alcalde, saltándose la disciplina de partido». Unos ediles a los que ha acabado premiando al colocar «a Cintero en el Comité Provincial y a Funes en las listas de las autonómicas». Situación que contrasta con la «mano dura con los díscolos» que el propio Moreno predicaba en el Consejo General de Cs tras el descalabro electoral en Andalucía el pasado 19 de junio.

Cabe destacar que Cintero y Funes son dos de los 15 concejales citados a declarar en condición de investigados por un presunto delito de prevaricación por votar en contra del informe del secretario del Ayuntamiento que dictaminaba la incompatibilidad de los ediles socialistas Campos y Perales y que tuvo paralizada la moción de censura durante meses. Curiosamente, la abogada que defiende a ambos concejales es Gloria Madueño, mujer de Miguel Moreno.

Las mismas fuentes dicen no entender cómo desde el primer minuto, tanto Moreno como Marín «se han puesto de perfil», dejando al alcalde «a los pies de los caballos». Añaden además que «en todo este tiempo, el PP ha hecho más por arropar a Caro que el propio partido», destacando y aplaudiendo «la defensa que Erik Dominguez, Juan Bravo o el propio Juanma Moreno» han hecho de Linares y de su alcalde.

Los antiguos miembros de Cs en la ciudad aseguran que «Miguel Moreno no puede poner un pie en Linares por todas las jugarretas que ha hecho al alcalde aprovechando su cercanía con Juan Marín» y afirman «que la agrupación local está absolutamente rota y con apenas tres o cuatro afiliados» por culpa de las injerencias del líder naranja en la provincia.

Desde que se conoció el movimiento del PSOE para desalojar a Caro de la alcaldía de Linares, ni Moreno ni Marín han hecho declaración pública alguna para defender al alcalde ni consta que se hayan interesado por la situación del último bastión municipal de Cs en Andalucía. Enclave que perderá este martes a partir de las 12:00 horas en un Pleno municipal que se prevé caliente.

Lo último en España

Últimas noticias