Una joven prostituía a sus amigas de entre 13 y 16 años para quedarse con más de la mitad del dinero

La Guardia Civil ha desmantelado en la provincia de Almería una red de prostitución infantil de niñas con edades comprendidas entre los 13 y los 16 años, después de que la madre de una de ellas denunciara los hechos a raíz de unos mensajes encontrados en el teléfono móvil de su hija.

Los agentes han detenido en la operación a un total de diez personas que ya han sido puestas a disposición judicial. La líder de la banda, una joven de 20 años -según ha confirmado el programa Espejo Público de Antena 3-, formaba parte del entorno de las víctimas, con las que mantenía una relación de amistad.

La proxeneta, que se quedaban con la mayor parte del dinero obtenido por las menores, ha sido detenida por supuestos delitos de prostitución de menores, explotación sexual, corrupción de menores y abuso y agresión a menores.

David Domínguez, guardia civil responsable de la investigación, ha señalado en Antena 3 que los clientes mantenían «encuentros semanales con las menores, incluso con varias de ellas a la vez».

Las familias de las niñas carecían de problemas económicos y las menores tenían sexo a cambio de dinero o caprichos como telefonía, ropa y artículos de lujo.

Operación Terciaria

Según relata la Benemérita en una nota de prensa, la operación se inició en junio de 2020, tras la denuncia de la madre de una de las menores al encontrar una serie de mensajes de WhastApp que revelaban un comportamiento extraño en el móvil de la su hija.

La investigación permitió conocer que esta menor de edad, junto a otras cuatro, estaba siendo prostituidas. Todo era gestionado por una mujer mayor de edad que se valía de una relación de amistad con las menores para su explotación sexual.

Los agentes han comprobado cómo la ahora detenida había tejido una red de clientes a través de anuncios en chats de contenido sexual y páginas de contactos. Cobraba más de la mitad del dinero que éstas percibían por la realización de cada uno de los servicios de prostitución y en algunas ocasiones trasladaba personalmente a las menores hasta el lugar del encuentro con los clientes.

Estos servicios, que comenzaron en los primeros meses de 2019 y se alargaron en el tiempo durante casi dos años, eran realizados por las menores en los domicilios de los clientes, en lugares elegidos por ellos y en aparcamientos aislados de distintos municipios de la provincia de Almería.

La operación ha sido desarrollada en tres fases. En la primera se procedió a la detención de la proxeneta como presunta autora de los delitos continuados de protitución de menores, explotación sexual y corrupción de menores. Esta mujer ingresó en prisión y los menores fueron puestos a disposición de sus familias, informándoles de las actividades de las cuales sus hijas estaban siendo víctimas.

En la segunda fase se ha detenido a los dos miembros más activos de la red, los cuales llegaban a mantener hasta tres encuentros semanales con las menores. Finalmente en la última fase se detuvo al resto de miembros de la red de clientes.

Con esta operación, llevada a cabo por agentes pertenecientes a la Unidad Orgánica de Policía Judicial (UOPJ) de la Comandancia de la Guardia Civil de Almería, se ha evitado que las menores continuaran siendo víctimas de esta red. Las diligencias instruidas por la Guardia Civil, junto con los detenidos, fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción número 2 de los de Almería.

Lo último en España

Últimas noticias