PULMONÍAS ASEGURADAS PARA LOS ASISTENTES

De risa: la Cumbre del Clima se celebra en IFEMA sin apenas calefacción en plena ola de frío

La calefacción es uno de los factores contaminantes del planeta, y como tal, la Cumbre del Clima no quería entrar en esa contradicción y ha decidido que los asistentes vayan abrigados a las conferencias porque el IFEMA de Madrid no tendrá apenas calefacción, según ha adelantado Carlos Herrera en Cope.

Una de las medidas que la COP25 quiere promover es el uso responsable de la calefacción y por eso directamente la reduce de sus reuniones. Eso sí, un buen uso de la calefacción no pasa por apagar las calderas, sino por regular mejor los termostatos para ajustar los consumos de energía a lo necesario.

Además, España atraviesa una intensa ola de frío: más de 20 provincias están en aviso amarillo (riesgo) por lluvias, nevadas y fenómenos costeros, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), que prevé una bajada de temperaturas en casi todo el país, especialmente en Madrid.

Así, la Cumbre del Clima deja a los 25.000 asistentes, las 4.000 personas en la plantilla técnica de la organización, las 300 personas contratadas por IFEMA, los 50 ingenieros en el Centro de Coordinación de red, los 2.000 voluntarios diarios y los 1.500 periodistas acreditados sin apenas calefacción en los 113.000 metros cuadrados de la Institución Ferial de Madrid.

En algunos de los pabellones del IFEMA no se nota a penas la calefacción, y sus asistentes están pasando frío en medio del temporal. Así lo están denunciando algunos de los asistentes como Óscar Gutiérrez, periodista de RTVE:

Moncloa ‘sin noticias’ de Greta

El Gobierno no ha previsto ningún acto especial para recibir a Greta Thunberg, la activista de 16 años que se ha convertido en ‘musa’ de la lucha contra el cambio climático. La joven sueca prosigue aún su viaje por el Atlántico y tiene previsto llegar a Europa el martes. Desde allí se desplazará posteriormente a Madrid para participar en la Cumbre del Clima.

Aunque en un primer momento el Ejecutivo -a través de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera– ofreció a Thunberg el apoyo para poder llegar a tiempo a Madrid, fuentes gubernamentales señalan que desconocen la agenda propia de la ecologista y ni siquiera tienen prevista su llegada a España.

"Querida Greta, sería genial tenerte aquí en #Madrid. Has hecho un largo viaje y nos ayudas a todos a generar preocupación, abrir mentes y mejorar la acción. Nos encantaría ayudarte a cruzar el Atlántico de regreso. Abierta a ponerme en contacto para hacerlo posible", escribía la ministra Ribera en respuesta a un tuit de Greta, en el que pedía ayuda desde el continente americano para poder trasladarse a Madrid, tras conocerse que sería la ciudad española, y no Santiago de Chile, la sede de la Cumbre.

La activista ha informado en los últimos días de su travesía y, según sus cálculos, tiene previsto pisar suelo europeo el martes. Thunberg viaja en un catamarán que partió de Salt Ponds, Estado de Virginia (EE UU) el 13 de noviembre. Va acompañada de su padre y de los dueños de la embarcación, una pareja y su bebé, de sólo 11 meses.

Los objetivos de la Cumbre

La Cumbre del Clima (COP25) sentará las bases para una nueva acción climática ante los alarmantes datos sobre el impacto del ser humano en el medio ambiente. Y es que, los niveles de concentración en la atmósfera de gases de efecto invernadero han alcanzado máximos históricos, y es necesario multiplicar los esfuerzos para reducir esas emisiones y evitar los impactos más catastróficos del cambio climático.

La Cumbre se celebra en Madrid después de que Chile renunciara a su organización debido a la grave crisis interna que vive el país. En sólo un mes, España ha organizado esta gigantesca cita en la que se celebrarán reuniones técnicas y científicas, sesiones plenarias con delegaciones oficiales de casi 200 países y las visitas de numerosos jefes de Estado y de Gobierno, responsables de organismos internacionales, activistas y líderes sociales.

La Cumbre comienza este lunes 12 de diciembre y se prolongará hasta el día 13. Así, concluirá sólo dos semanas antes de que entre en vigor el Acuerdo de París y de que comience 2020, año en el que los países deben presentar compromisos más ambiciosos para reducir sus emisiones de dióxido de carbono. Se espera que esta conferencia abra "un nuevo ciclo" en la acción climática mundial, una fase en la que se impliquen los gobiernos, los ayuntamientos, las regiones y los agentes económicos y sociales.

Lo último en Especial COP25

Últimas noticias