Alimentación

5 consejos para escoger una sandía dulce y rica

Trozos de sandía
Trozos de sandía
0 Comentar

La sandía es una de las frutas del verano. Raro que no esté presente en todos los hogares durante esta época de calor. Su principal característica es su elevado contenido en agua, prácticamente el 100%. Además cuenta con un sabor muy rico y resulta muy hidratante para los días en que la temperatura sea muy alta. Cuando vas a la frutería no resulta nada sencillo decantarse por una, por eso hoy te presentamos 5 consejos para escoger una sandía dulce y rica.

1-Dale unos golpes

Seguro que en más de una ocasión has visto a alguna persona darle golpes con los puños. Es una vieja técnica que sirve para saber si está apta para consumir ya. Si se escucha un sonido seco y hueco significa que se encuentra madura. En el caso de que presente un sonido más bien bajo, posiblemente le quede aún un tiempo para madurar.

2-Decántate por una pieza que sea redonda

Detrás de esta teoría hay algo más que una simple cuestión estética. Las sandías redondas y sin rajas suelen presentar un mejor sabor al paladar. En el caso de que presente agujeros, golpes o bultos, es factible que no le hayan llegado de forma continuada el agua y la luz. Esto puede desencadenar alteraciones en el aspecto y el color, además del sabor.

3-Fijarse en el color

Otro aspecto a tener en cuenta es el color. El momento ideal para consumir la sandía es cuando la corteza presenta un tono verde oscuro y no brille. Aún estará un tanto verde para comer si tiene un aspecto de haberse pulido. Si te fijas, en muchas ocasiones la sandía cuenta con manchas amarillas. Esto significa que ha estado en contacto con la tierra por ese lado. Más madura estará esta fruta cuando más oscuro sea el amarillo.

4-Comprar por mitades

En muchos establecimientos ya venden las sandías por mitades o por trozos. Es una buena opción para aquellas personas que sean incapaces de comerse una entera en cuestión de días. Aunque te salga un poco más cara compensará porque no tendrás que tirar nada a la basura. Cuando compres la sandía ya abierta, también deberías prestarle atención a ciertos aspectos. Procura que las pepitas sean oscuras, que dará muestras de que está bien madura. En el caso de que las pepitas tengan un tono blanquecino, eso significará que aún se encuentre verde y posiblemente no te guste el sabor por ser demasiado insípido. También deberías evitar los trozos de sandía que presenten un aspecto más bien harinosa.

5-Guardar la sandía

La sandía debe meterse en el frigorífico para que se conserve en buen estado el mayor tiempo posible. Para que no se seque emplearemos un papel de film transparente. Para disfrutar de todo su sabor, también se recomienda sacarla de la nevera una hora antes de su consumo. Conseguiremos de esta manera que el frío no altere su sabor.

Si crees que no vas a consumir la sandía en un periodo corto de tiempo, lo que más te interesa es comprarla sin pepitas.

Noticias relacionadas

Los más vendidos

Etiquetas

Últimas noticias