Crimen de los tirantes

Rodrigo Lanza condenado a sólo 5 años de cárcel por el crimen de los tirantes con la bandera de España

Rodrigo Lanza condenado a sólo 5 años de cárcel por el crimen de Víctor Laínez, de 55 años, más conocido como el asesinato de los tirantes con la bandera de España. El condenado, con una trayectoria antisistema previa, ya había estado en prisión después de dejar tetrapléjico a un guardia urbano de Barcelona en 2008. La Fiscalía pedía 25 años de cárcel por el crimen perpetrado en un bar de Zaragoza en 2017.

El jurado declaró a Lanza, que tenía la edad de 33 años cuando se produjeron los hechos descritos, culpable de las lesiones que causaron la muerte a Laínez hace dos años.

El fallo de la Audiencia Provincial de Zaragoza se produce después de que el jurado emitiera veredicto el pasado 15 de noviembre, una fallo en el que se descartaba que el antisistema cometiera un asesinato, tal y como como pedían las acusaciones. El jurado concluyó en el transcurso del juicio no había quedado probado que Lanza golpeara a Laínez "guiado con el ánimo de causar la muerte", sino que su intención, según los miembros del jurado, "sólo era lesionar" a Laínez.

El jurado consideró también que "la causa más probable" de la lesión craneal que causó la muerte del hombre de 55 años fue la caída "a plomo al suelo e impactar la región lateral derecha de su cráneo contra el suelo", y no directamente el golpe que le dio Lanza. Eso sí, los miembros del jurado consideraron que el acusado había actuado por motivos ideológicos.

El pasado delictivo de Lanza

A Lanza le persigue un importante y grave pasado delictivo. En 2006, en el desalojo de una casa okupa de Barcelona, Lanza hirió a un agente de la Guardia Urbana que quedó en estado vegetativo.

Una de las piedras que el grupo de radicales lanzaron contra los agentes de la Guardia Urbana fue lanzada por Lanza e impactó de manera brutal sobre el cráneo de Salas, quien se desplomó de manera fulminante, y a pesar de ello siguió recibiendo golpes del grupo de antisistema. Salas nunca se recuperó. La pedrada le dejó en estado vegetativo y en situación de “gran invalidez”.

Lanza fue condenado a nueve años de prisión, de los cuales sólo cumplió siete. Salió a la calla y, lejos de la reinserción, volvió a matar, aunque no en Cataluña, sino en Zaragoza. Ciudad en la que agredió y mató a Laínez, de 55 años, el 8 de diciembre de 2017 por el sólo hecho de llevar unos tirantes con la bandera de España. 

Lo último en Sociedad

Últimas noticias