La Policía detiene por casualidad al mayor pederasta de España en los juzgados de Madrid

Marcelino Fernández Arnaiz, alias “el pederasta de Astillero”, es el delincuente sexual con mayor historial de España

Juzgados de Plaza Castilla (Madrid).
Juzgados de Plaza Castilla (Madrid).
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

La Policía detiene por casualidad al mayor pederasta de España en los juzgados de Madrid. Sucedió en la mañana del jueves en el vestíbulo de los juzgados de Plaza de Castilla cuando los policías de la unidad adscrita a los juzgados acudió a socorrer a los vigilantes del edificio en la trifulca que mantenían con un individuo. El sujeto se negaba a pasar el control de visitantes para realizar unos trámites por robo con violencia en uno de los juzgados y los veteranos policías de la unidad le identificaron con rapidez.

Estaban ante Marcelino Fernández Arnaiz, más conocido por su alias “el pederasta de Astillero”, el delincuente sexual con mayor historial de España que tenía en vigor una orden de búsqueda y detención de un juzgado de Santander por un caso de violencia de género. Allí mismo le esposaron y notificaron su detención.

Arnaiz comenzó sus andanzas en la década de los 80 y desde entonces ha pasado la mayor parte de su vida en prisión. “El pederasta de Astillero” ha sido detenido por delitos cometidos contra menores en los años 1980, 1983, 1986, 1990, 1999, 2000, 2002 y 2003. Algunos de los hechos por los que fue juzgado los cometió a los pocos días de salir en libertad tras cumplir la condena anterior.

Su modus operandi, innovador por entonces, consistía acechar en parques y alrededores de colegios tentando a menores con golosinas para alejarlas de la vista de los adultos y agredirlas sexualmente. De hecho el caso Arnaiz fue una de las motivaciones que llevó a endurecer las penas contra éste tipo de agresores. Es la segunda ocasión en que los policías de la unidad adscrita a los juzgados detecta y detiene a un agresor sexual de tal magnitud en circunstancias parecidas. La vez anterior sucedió con Juan Manuel Valentín Tejero, el asesino de Olga Sangrador.

Lo último en Sociedad

Últimas noticias