La Policía acaba con el mayor proveedor de los narcopisos de Madrid

La base de operaciones de la banda estaba en un chalet de Toledo, allí recibían, empaquetaban y distribuían heroína, además de plantar, cosechar y repartir marihuana a decenas de narcopisos de Madrid. Se trata de cuatro delincuentes de origen rumano de entre 50 y 25 años con antecedentes de extranjería y falsificación que se ocupaban de todos los pasos del negocio.

La operación arrancó hace un mes cuando la Policía detectó en el barrio madrileño de Valdebernardo el vehículo que hacía el “reparto” de la droga por los narcopisos de Vallecas. Allí mismo los agentes detuvieron a dos de los integrantes de la banda y requisaron cuatro kilos de heroína. Sin embargo lo más relevante fue el descubrimiento del sistema de distribución de la droga a los narcopisos. La heroína venía empaquetada y repartida en ocho paquetes de pienso para perros y escondida en una “caleta” o doble fondo que habían preparado en el vehículo.

Base en Toledo

Tirando del hilo los policías llegaron hasta la vivienda de Toledo donde, como pueden ver en las imágenes que publica OKDIARIO, sorprendieron al resto de la banda. Allí en Toledo los policías descubrieron que además de recibir y prepara la heroína para el reparto, también se ocupaban de preparar los dobles fondos de los coches para la distribución de la droga.

Mayor fue la sorpresa cuando además detectaron que la organización criminal disponía también de otro domicilio donde habían montado dos plantaciones de marihuana ‘in door’ donde se requisaron 217 plantas de marihuana y diez kilos de cogollos listos para repartir. Los cuatro delincuentes no habían reparado en gastos preparando las plantaciones con polinizadores, iluminación artificial, prensas, ventiladores y extractores para alejar el fuerte olor de la marihuana de la vivienda sin levantar sospechas.

Lo último en Sociedad

Últimas noticias