Las imágenes del descuartizador de Valdemoro comprando los útiles para deshacerse de su víctima

Las imágenes del descuartizador de Valdemoro comprando los útiles para deshacerse de su víctima
Leonardo y Celia comprando una pala y lejía 18 horas después del crimen

Estas son las imágenes de Leonardo Valencia, el ‘descuartizador de Valdemoro’ comprando los útiles tras asesinar a su víctima sobre la 1 de la madrugada del 26 de octubre. Se dedicó a intentar quemar el cadáver en la barbacoa durante 6 horas, y como no lo consiguió llamó a su ex novia para que le ayudara a limpiar la casa y deshacerse del cuerpo. OKDIARIO ha tenido acceso a las imágenes de ambos comprando en supermercados de Valdemoro los útiles para su macabra tarea.

Las imágenes del descuartizador de Valdemoro comprando los útiles para deshacerse de su víctima

Son las imágenes de las cámaras de seguridad de varios centros de Valdemoro donde Leonardo Valencia y Celia acudieron 18 horas después del crimen a comprar útiles para limpiar el escenario del crimen y deshacerse del cuerpo. Tras asesinar a Emilce sobre la una de la madrugada en el chalet que okupaba en Valdemoro, Leonardo concluye que no puede deshacerse del cadáver y llama a su ex novia ( su pareja, según ella) para que le ayude a encubrir el crimen. Tras las evasivas de Celia, Leonardo se plantó en el centro de salud donde se encontraba la víctima. “Llegó oliendo a humo y sangre” contaría horas después Celia a los investigadores, con la ropa manchada de sangre, para pedirle que el coche para trasladar el cadáver.

Las imágenes del descuartizador de Valdemoro comprando los útiles para deshacerse de su víctima

Eran las 16:20 del día 26 de octubre. Leonardo le confiesa el crimen a Celia pero ésta no le cree. A pesar de todo le acompaña a varios comercios chinos a comprar bolsas de basura y guantes, y finaliza entrando con él en el chalet donde se ha cometido el asesinato. Ya en la casa Celia le ayuda a limpiar, según ella bajo amenazas “si no ayudas igual eres la siguiente”. Juntos limpian parte de la sangre que se esparce por las estancias de tres plantas del chalet okupado. Celia le va contando parte de lo que ocurre a un amigo por teléfono aprovechando descuidos de Leonardo, incluso salen a ver a una tercera persona, y sobre las 19:00 horas del día 26 se quedan sin material de limpieza y deciden salir de nuevo a comprar.

Las imágenes del descuartizador de Valdemoro comprando los útiles para deshacerse de su víctima

Las imágenes que pueden ver en OKDIARIO son del momento en que las cámaras de seguridad de un conocido supermercado de la zona les captan entrando en las instalaciones hablando como si el crimen no fuera con ellos. Dentro compran una una pala para enterrar el cadáver, productos de limpieza, más guantes y bolsas de basura. Las imágenes muestran a Leonardo, con una gorra de visera, pagando en caja el importe de las compras. Posteriormente regresan al escenario del crimen y otra cámara les vuelve a captar entrando en el chalet. En este momento, Celia ya está convencida de lo que le ha dicho Leonardo “he matado a una persona y no he sentido nada”, de hecho ha visto el cadáver con sus propios ojos. Minutos después, aprovechando que Leonardo sale con un carrito de la compra a deshacerse de partes del cadáver, hace una fotografía de los restos de la víctima en el salón y llama a un amigo para que la recoja. Juntos van a denunciar el crimen al cuartel de la Guardia Civil. Allí, tras enseñar la imagen que ha captado de los restos de la víctima en el cuartel, Celia en calidad de testigo comienza a relatar su historia hasta que el investigador para el interrogatorio y ante las sospechas de su presunta implicación la detiene por encubridora.

Las imágenes de éstas cámaras de seguridad que les mostramos en OKDIARIO son parte de las pruebas que esgrimen los investigadores en sus informes para acusar a Celia de encubrimiento. Los Guardias no entiende que Celia, si estaba amenazada de muerte por el descuartizador, se citara con él en el centro de salud y pasara con él tres horas limpiando y haciendo recados sin intentar escapar o pedir ayuda en cualquiera de las tres visitas que hicieron a supermercados. Ahora, la investigación sigue su curso con Leonardo en prisión provisional y Celia en libertad pero acusada de encubrimiento.

Lo último en Sociedad

Últimas noticias