Así actuaban los “murcigleros” que asaltaron 30 viviendas en Madrid, Toledo y Ciudad Real

El equipo de policía judicial de la Guardia Civil de Madrid desarticula la enésima banda de delincuentes de origen albanés llegada a España para robar viviendas a destajo. Los investigadores les imputan una treintena de asaltos en las provincias de Madrid, Toledo y Ciudad Real. El juzgado ha enviado a prisión provisional a la totalidad de la banda.

Otra vez una banda de albaneses, de nuevo en verano y otra vez asaltando viviendas habitadas. Son “murcigleros”, el término policial para nombrar a los ladrones especializados en robar en viviendas trepando por las fachadas. Delincuentes llegados de Albania con un objetivo: desvalijar el mayor número de viviendas durante “la campaña de verano” para regresar a toda velocidad a su país de origen antes de que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad tengan tiempo de atraparles. No se complican, sus asaltos duran sólo unos minutos y sólo roban dinero, joyas y ocasionalmente aparatos de telefonía u ordenadores. Un botín rápido, fácil de transportar y de sacar de España antes de que se les detecte.

Imágenes de la banda asaltando una vivienda en la Comunidad de Madrid

Cómo se aprecia en estas imágenes que mostramos en OKDIARIO los delincuentes seguían siempre un mismo “modus operandi”. Se desplazaban a localidades rurales en un coche alquilado que les suministraba su “jefe de logística”, un delincuente rumano encargado de localizar testaferros dispuestos a alquilar los coches a su nombre por un puñado de euros. En ese vehículo alquilado que muestran las imágenes recorrían las zonas que previamente habían seleccionado buscando chalets y residencias de verano con las ventanas de las habitaciones de los pisos superiores abiertas.

Esta vez se trata de un chalet en la localidad madrileña de Cerceda. Es el día tres de julio de 2020 a las 21:52 horas. Uno de los ladrones se queda al volante del coche alejado de la vivienda mientras los otros dos saltan la valla de la casa y rodean la vivienda sigilosamente. Observan a los propietarios a través de la ventana de la planta baja, y localizan una terraza  por la que pueden acceder a una ventana abierta. Cuatro minutos después vuelven con una escalera que pasan por encima de la valla y uno de ellos se encarama a la terraza, entra en la casa y se hace con el botín, mientras el otro se lleva la escalera de nuevo. Ya está, en seis minutos han desvalijado el chalet con sus propietarios en el salón de la planta baja ajenos a lo que pasaba.

Entre julio y septiembre la banda consiguió desvalijar 30 viviendas pero la Guardia Civil les localizó en su escondite de un piso del barrio de Vicálvaro (Madrid )poco antes de que huyeran a su país de origen con parte del botín. Son tres detenidos de origen albanés de entre 25 y 27 años y un cuarto de origen rumano que hacía las funciones de “jefe de logística” . En el registro de su piso los guardias encontraron multitud de joyas, teléfonos, ordenadores y relojes además de localizar tres de los coches alquilados que usaban para dar sus golpes. Ahora los cuatro ya están en prisión provisional por orden judicial.

Lo último en Sociedad

Últimas noticias