Por qué es más sano caminar rápido que correr

Por qué es más sano caminar rápido que correr
caminar

Llegarás a la oficina dentro de unos días y comprobarás que después de las fiestas navideñas la gente ha ganado unos cuantos kilos de más. Tus compañeros empezarán a hablar de salir a correr, apuntarse al gimnasio o practicar cualquier deporte con tal de adelgazar. En el caso del running hay que preguntarse si en realidad puede ser aconsejable para cualquier persona y si es bueno hacerlo después de una vida sedentaria. Sin embargo, en este artículo te explicaremos por qué es más sano caminar rápido que correr. Los resultados te sorprenderán.

Los más modernos lo denominan power walking o walking, pero todo el mundo lo conoce como andar rápido, casi corriendo. Es una disciplina muy similar a la marcha atlética, así que si deseas ponerte en forma después de las fiestas prepara tu música favorita y no dejes que nadie te detenga en la marcha.

Un estudio realizado por la London School of Economics asegura que caminar rápido puede convertirse en la solución perfecta para deshacerse de los kilos que sobran, siendo más eficaz que el running o las sesiones en el gimnasio. Bastaría con media hora diaria durante cinco días a la semana.

Donde mejores resultados se observaron fueron entre las mujeres mayores de 50 años. Para ello, el doctor García Lordon, utilizó los resultados cosechados en la Encuesta Anual de Salud que se desarrolló en el Reino Unido desde 1999 a 2012. Se centró sobre todo en las actividades que incrementan el ritmo cardíaco.

Estudió los casos de las personas que aseguraban caminar rápido durante al menos media hora al día, los que practicaban tenis, rugby, fútbol, running y las que hacían tareas domésticas por encima de los 30 minutos. Una vez que se analizaron los datos del índice de masa corporal (IMC) y de la circunferencia de la cintura en estas personas comprobó que los que se dedicaban a caminar rápido durante media hora contaban con un menor IMC y una cintura más estrecha respecto a los que hacían otros deportes como correr o el fútbol.

En su investigación aseguraba que lo ideal es que los adultos realicen al menos 150 minutos de ejercicio a la semana a una intensidad moderada. Sin embargo los datos que se desprenden de la Encuesta de Hábitos Deportivos no son tan positivos, ya que un 60% de la población con más de 15 años no realiza ejercicio con regularidad. De estos, el 42% no hace deporte nunca y el 39% menos de una vez por semana. En el caso de las mujeres, el 69% no realiza ninguna actividad física.

Desde hace mucho tiempo los cardiólogos, nutricionistas y médicos insisten sobre los beneficios de practicar alguna actividad deportiva con regularidad. El profesor de la Universidad de Texas, Chi Pang Wen, publicó un estudio en donde se demostró que los habitantes de Taiwan que hacían de media 15 minutos al día de ejercicios o más de 90 a la semana aumentaban su esperanza de vida tres años respecto a aquellas personas que eran sedentarias.

No hace falta esperar a que pase el día de Reyes. Ponte desde hoy mismo a entrenar.

 

Lo último en OkSalud

Últimas noticias