Los riesgos de la red

El manual didáctico para preservar la privacidad y la imagen de los más jóvenes

Los adolescentes de Educación Secundaria pasan cuatro horas más conectados a la red que centrados en sus estudios

La primera fase de este manual didáctico busca concienciar sobre la importancia de cuidar la privacidad en Internet y sobre el uso responsable de todas estas nuevas tecnologías

Los jóvenes, que son menos conscientes de los riesgos de la red, resultan ser los más vulnerables.
Los jóvenes, que son menos conscientes de los riesgos de la red, resultan ser los más vulnerables.

A pesar de los numerosos avances en cuanto a protección de datos, lo cierto es que con el auge de las nuevas tecnologías y el uso masivo de las redes sociales, nuestra imagen está cada vez más expuesta al mundo. Una foto en la playa, una cena romántica, una noche de fiesta, una tarde en el cine, una opinión o una valoración. Ahora todo se publica, y todo se sabe.

El estudio ‘Familias hiperconectadas: el nuevo panorama de aprendices y nativos digitales’, elaborado por Qustodio, señala que los adolescentes de Educación Secundaria pasan cuatro horas más conectados a la red que centrados en sus estudios. De media, los hogares españoles cuentan con tres teléfonos por móviles por unidad familiar, de los que uno al menos pertenece al menor, según la investigación. En este sentido, los jóvenes, que son menos conscientes de los riesgos de la red, resultan ser los más vulnerables.

Twitter, Instagram y Facebook son un foco de información. ¿Quieres saber algo sobre una persona? Mira en sus redes sociales. El incremento del empleo de ordenadores y smartphones ha aumentado el uso de estas aplicaciones utilizadas, mayormente, para comunicarnos e informarnos sobre la actualidad. Incluso los medios de comunicación, los expertos de cualquier ámbito y las personalidades mediáticas las usan y cuidan, porque ahora son nuestra carta de presentación.

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), a través de la iniciativa Internet Segura for Kids (IS4K), ha elaborado un manual didáctico que consta de dos sesiones y puede llevarse a cabo en el aula. Este sumario busca proteger a estos grupos de edad frente a los peligros del empleo de las tecnologías y las plataformas online. La unidad didáctica, llamada «Tu información vale mucho», pretende enseñar a cuidar la privacidad, concienciar sobre la importancia de proteger la propia imagen y crear una identidad digital positiva.

«Protege tu historia»

En esta primera formación, que recibe el nombre de «Protege tu historia», se busca que los jóvenes sean conscientes de la importancia de cuidar la privacidad en Internet, controlar las amistades que se generan en la red, ajustar la seguridad de las aplicaciones y las redes sociales, la capacidad de viralización de los contenidos y, sobre todo, concienciar sobre el uso responsable de todas estas nuevas tecnologías.

Esta sesión está centrada en la simulación del comportamiento interno que se lleva a cabo en las redes sociales, con el fin de que las conclusiones del juego hagan reflexionar a los alumnos y se genere un debate grupal sobre el alcance y los efectos, a nivel personal y profesional, que estas pueden tener en nosotros mismos, ya que las consecuencias pueden ser tanto positivas como negativas.

Se genera una tarjeta con un personaje ficticio para cada alumno (como la carta de presentación de una persona, con amigos, familiares…), se presentan los contenidos a compartir (un selfie con amigos, una foto sugerente, una divertida o una de fiesta, un secreto, una opinión…) y se facilitará a cada participante un equipo informático con conexión a Internet para poder realizar la práctica.

Así, con toda la información, los distintos grupos de trabajo, formados por los alumnos, debatirán sobre qué contenidos publicarían en la red y cuales no, de manera que especulen sobre los efectos que puede tener la información que manejan. Asimismo, decidirán con quién comparten cada contenido, donde y las implicaciones del mismo.

De esta forma, se pretende la limitación de la difusión de contenidos en Internet. Tras haber tomado las decisiones pertinentes, se presentará la actividad al resto de compañeros y se planteará utilizar el juego online de Google llamado ‘Montaña de la consciencia’ con el fin de reforzar el interés en compartir cada contenido o mensaje con precaución.

En conclusión, algunos de los objetivos que se pretenden implementar con este juego, según los creadores de esta dinámica, son:

  • Limitar la lista de contactos. «Un amigo de un amigo es un desconocido y un amigo virtual también».
  • Emplear cuentas privadas en las redes sociales para que solo nuestros contactos seleccionados pueden ver lo que compartimos.
  • Configurar las opciones de privacidad, de manera que, por defecto, solo nuestros contactos puedan ver lo que compartimos y limitando las búsquedas desde el exterior para evitar que desconocidos lleguen a nosotros.
  • Pensar antes de compartir un contenido sobre las consecuencias del mismo. ¿Puede dañar mi imagen? ¿Puedo ofender a alguien? ¿Con qué fin quiere compartirlo?
  • Proteger los dispositivos y las redes sociales con contraseñas seguras y robustas y emplear opciones de seguridad como la verificación de datos en dos pasos con el fin de que nadie más pueda acceder a tus cuentas.
  • Estar al día de las opciones de seguridad y privacidad que se van implementando.

«Dejando tu huella positiva»

La segunda fase, llamada «Dejando tu huella positiva», pretende que los alumnos valoren la publicación de una foto, un mensaje o las posibles lecturas e implicaciones de los contenidos, tanto de cara a los demás como a uno mismo. Es decir, el objetivo es evitar los malentendidos y conflictos con el fin de mejorar las relaciones en la red, aprender a no dañar nuestra imagen con ella, fomentar la creación de contenidos y mensajes positivos para compartir en la red y reflexionar sobre la huella que dejamos de nosotros mismos.

Para ello, en la clase se hablará sobre lo que sentimos cuando alguien nos trata con amabilidad y qué experimentamos cuando se dirigen a nosotros de malas maneras, con el fin de fomentar el respeto hacia nosotros mismos y hacia los demás. Tras esta primera toma de contacto, se invita a los alumnos a plasmar en un lienzo con pinturas, rotuladores etc., todo aquello que les gusta y les hace sentir bien, promoviendo así la importancia de que su obra deje esa huella positiva que buscamos.

Por último, se introducirá el término «egosurfing», que hace referencia a la búsqueda de información en Internet sobre uno mismo. Con ello se pretende la reflexión profunda de la persona a nivel individual y animar a todos los participantes a emplear más mensajes positivos y respetuosos. Además, se reforzará la autoestima y la comunicación en positivo a través del juego online de Google ‘Reino de la amabilidad’.

Lo último en OkSalud

Últimas noticias