Directora de la Unidad de Mamá de HM Hospitales

Dra. Herrero: «Algunas enfermedades de transmisión sexual pueden tener consecuencias irreversibles»

"Las infecciones de transmisión sexual bacterianas van en aumento desde el año 2000, con una inflexión en el aumento a partir de 2018"

"Se estima que hasta el 80% de la población sexualmente activa entrará en contacto con el virus del papiloma humano alguna vez en su vida"

Dra. Nieto: «Están aumentando las resistencias antimicrobianas en las infecciones de transmisión sexual»

Enfermedades de transmisión sexual y embarazo: qué son y riesgos para el feto

Dra. Herrero sobre las enfermedades de transmisión sexual
Dra. Herrero sobre las enfermedades de transmisión sexual

La Infección de Transmisión Sexual (ITS) se propaga predominantemente por contacto sexual, incluidos el sexo vaginal, anal y oral. Según la Organización Mundial de la Salud, cada día, más de un millón de personas contraen una y, anualmente, unos 376 millones de personas contraen alguna de estas cuatro: clamidiosis, gonorrea, sífilis o tricomoniasis.

Por su parte, más de 500 millones de personas son portadoras del virus que provoca la infección genital por virus del herpes simple (VHS) y más de 290 millones de mujeres están infectadas por virus del papiloma humano (VPH).
Entre los más de 30 virus, bacterias y parásitos que, según se sabe, se transmiten por contacto sexual, ocho se han vinculado a la máxima incidencia de enfermedades de transmisión sexual. De esas ocho infecciones, se pueden curar la sífilis, la gonorrea, la clamidiosis y la tricomoniasis, mientras que el virus de la hepatitis B, virus del herpes simple (VHS o herpes), VIH y virus del papiloma humano (VPH) son incurables, aunque existen tratamientos capaces de atenuar o modificar los síntomas o la enfermedad.

En la prevención primaria contra las ITS (incluida la infección por el VIH) se utilizan, según la OMS, intervenciones de asesoramiento y enfoques conductuales, entre ellos: la educación sexual integral y asesoramiento antes y después de las pruebas de detección de las ITS y el VIH; consejo sobre prácticas sexuales más seguras y reducción de riesgos, y fomento del uso de preservativos; intervenciones dirigidas a grupos de población específicos, como los trabajadores sexuales, los hombres homosexuales y los consumidores de drogas inyectables; y asesoramiento y educación sexual adaptados a las necesidades de los adolescentes.

PREGUNTA.- Doctora, ¿qué es una ETS o una ITS?

RESPUESTA.- A pesar de que los profesionales sanitarios utilizamos ambos términos de forma distintiva, es mejor decir Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) que Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), ya que una persona puede contraer la infección pero no desarrollar la enfermedad. Hablamos de infecciones que se transmiten mediante relaciones sexuales orales, anales y/o vaginales

P.- ¿Cuándo una ITS se convierte en una ETS? ¿Cuál es la diferencia entre ellas? En este sentido, ¿cuál es el proceso de la infección?

R.- Los agentes causales de las ITS son muy diversos, por lo que el desarrollo de la enfermedad también varía según el virus o la bacteria. Por ejemplo, cuando te contagias del virus del papiloma humano (VPH), a pesar de ser la más frecuente, no siempre desarrollas la enfermedad. La infección por sífilis, por el contrario, produce la enfermedad desde el primer momento.

P.- ¿Qué tipo de ITS hay?

R.- Las ITS las clasificamos según el patógeno que las causa. Por un lado, están las producidas por bacterias, como la Clamydia, Gonorrea, Sífilis, Chancroide, Linfogranuloma venéreo; hay otras producidas por virus, como el virus VIH, el Herpes genital, Hepatitis, A,B o C, VPH virus del papiloma humano, Molusco contagioso y virus Zika; y, finalmente, están las producidas por parásitos, como la Tricomonas, Sarna o Ladillas.

P.- ¿Cuál es el principal problema que presentan las ITS?

R.- El problema es que estas infecciones van en aumento. Muchas de ellas, además, son asintomáticas. Al no tener sensación de enfermedad, si no usamos protección, seguiremos propagándolas. Las enfermedades que producen las ITS son muy diversas. Hay algunas que tienen riesgo de muerte y otras que no cuentan con tratamiento curativo, como ocurre con las víricas, excepto la de la Hepatitis C. Para algunas producidas por bacterias, las secuelas pueden ser permanentes, aunque se haga tratamiento.

P.- ¿Cuáles son los factores de riesgo? ¿Qué conductas se deben evitar para no contraer una ITS?

R.- El principal factor de riesgo es mantener relaciones sexuales sin protección, es decir, no utilizar preservativo en la penetración anal o vaginal y sin campo de látex o preservativo en el sexo oral. No es necesario acotar las prácticas sexuales, pero es importante conocer la situación de riesgo a la que uno se expone y ser consecuente con ello.

P.- ¿Por qué siguen aumentando las ITS, a pesar de la información que existe sobre ellas? ¿Cuál es su prevalencia en el mundo ?¿Y en España?

R. Hay varios factores que están colaborando al aumento de las ITS: menor educación sexual en la población y menos conocimiento; el estigma, porque todo lo relacionado con lo sexual se tiende a ocultar; aumento de la conectividad y mayor facilidad para tener encuentros sexuales con diversas personas; falsa sensación de seguridad, porque hay enfermedades como el SIDA que antes eran mortales y que ahora se cronifican; aumento de prácticas sin consentimiento como violaciones y sumisión química. La ITS más frecuente es el VPH. Se estima que hasta el 80% de la población sexualmente activa entrará en contacto con el virus alguna vez en su vida. Pero en la mayoría de los casos, desaparecerá sin dar síntomas ni enfermedad. En España, las ITS bacterianas van en aumento desde el año 2000, con una inflexión en el aumento a partir de 2018. La Clamydia es la más frecuente.

P.- ¿Cuáles son las consecuencias en la salud al contraer una ETS? ¿Las secuelas pueden ser de por vida o son pasajeras?

R.- El abanico de consecuencias es muy amplio. Se puede sufrir desde molestias genitales y adquirir ladillas hasta quedarse estéril, como provocan la Clamydia, gonorrea y sífilis. Las ETS también pueden producir daños en otros órganos. Si la infección se adquiere durante el embarazo, puede incluso afectar al desarrollo del feto, como ocurre con el VIH, hepatitis B y C y el virus del zika. Los virus del papiloma y el herpes genital pueden provocar, en algunos casos, afectación del recién nacido durante el parto. Otras infecciones se asocian al cáncer, como la Hepatitis B, C y el virus del papiloma. Algunas hasta pueden ser mortales.

P.- ¿Cuáles son los tratamientos más habituales cuando se contrae una ETS?

R.- El tratamiento siempre depende del agente causal. Lo más importante es saber que algunas no tienen tratamiento o que si se aplica tarde puede haber consecuencias irreversibles en la salud.

Lo último en OkSalud

Últimas noticias