Alimentación

Síndrome del comedor nocturno: evita atracones

Síndrome del comedor nocturno
El síndrome del comedor nocturno es un trastorno alimentario más frecuente de lo que piensas.

el síndrome del comedor nocturno es un trastorno alimentario más frecuente de lo que piensas. Descubre por qué.

Muchas personas comen de manera descontrolada y a deshoras por diversas razones. El síndrome del comedor nocturno puede darse por no alimentarnos correctamente durante el día, comer poco y mal, o bien hacer ingestas demasiado grandes. Otra razón es por ansiedad, entonces este problema debe tratarse desde un punto de vista psicológico.

Contrariamente a lo que se puede pensar, el síndrome del comedor nocturno es un trastorno alimentario más frecuente de lo que piensas, que afecta a más de 1 caso por cada 100 habitantes. Descubre algunos de los consejos para evitar atracones.

Buscar la raíz del problema

Como este síndrome necesita de controlar muy bien nuestra mente, debemos atacar en la raíz o causa que lo provoca. Los expertos indican que los estados de ansiedad y depresión incitan a comer más de lo normal. Esto hace llenar un vacío porque psicológicamente no estamos bien y creemos que la comida lo suple. Hay una causa verdadera a este problema que debe ser tratado por un especialista.

Marcar horario para comer

Si no comemos bien durante el día, es posible que por la noche tengamos hambre. Si picamos alguna vez no pasa nada, pero si es habitual entonces es cuando tenemos un problema. Por tanto, es importante marcarse unos hábitos y rutinas, y comer siempre a la misma hora, esto evitará los atracones.

Comer menos pero más veces

Aunque el hábito de comer 5 veces al día parece que no es la verdad absoluta, sí está bien hacerlo más veces, pero en menos cantidad. Esto evita que tengamos más hambre entre horas y que luego comamos más de lo estrictamente necesario. Además comer por la noche puede hacer que no consigamos una digestión adecuada y se multipliquen los problemas intestinales.

Comer despacio

La alimentación consciente es la que nos hace ver que realmente comemos, de forma pausada, despacio, masticando y disfrutando de cada uno de los alimentos. Este hecho ayuda en gran medida a evitar atracones nocturnos.

Comer saludable

Debemos comer despacio, menos cantidad y siempre saludable. Deja de lado las grasas saturadas y pásate a aquellos alimentos más sanos y con alta cantidad de fibra, pues nos saciarán antes y no harán que se desarrolle el síndrome del comedor nocturno.

Lo último en Salud