Ejercicio físico

7 razones para evitar el sedentarismo

El sedentarismo se perfila como una de las causas de mortalidad del mundo. Conoce por qué evitar el sedentarismo.

evitar el sedentarismo
El sedentarismo se perfila como una de las causas de mortalidad del mundo.

El sedentarismo se perfila como una de las causas de mortalidad del mundo. Es consecuencia directa del desarrollo de diversas enfermedades, tales como la obesidad y el sobrepeso. Además, evitar el sedentarismo ayuda a reducir la aparición de enfermedades cardiovasculares, diabetes e hipertensión.

Según la Organización Mundial de la Salud, al menos un 60% de la población mundial no realiza la actividad física necesaria para obtener beneficios para la salud, y ello, en parte, es por llevar una vida sedentaria.

Aumento de la obesidad

La causa fundamental del sobrepeso y la obesidad infantiles es el desequilibrio entre la ingesta calórica y el gasto calórico. La OMS establece que el aumento mundial del sobrepeso y la obesidad infantiles es atribuible a varios factores, como el cambio dietético mundial hacia un aumento de la ingesta de alimentos hipercalóricos y la tendencia a la disminución de la actividad física debido al aumento de la naturaleza sedentaria de muchas actividades.

Aumento de peso

La no actividad física provoca un aumento de peso considerable con la consecuencia del desarrollo de obesidad. Ello lleva implícito el desarrollo de determinadas enfermedades.

Problemas de salud mental

El sedentarismo no solamente es malo para nuestra salud física sino también mental. Según la OMS; se ha demostrado que el ejercicio físico mejora la salud mental y la función cognitiva de los adultos mayores y que contribuye al tratamiento de trastornos como la ansiedad o la depresión.

Tenemos menos defensas

Cuando nos movemos, practicamos ejercicio y tenemos un estilo de vida saludable, los glóbulos blancos encargados de las defensas del organismo aumentan. Y son más resistentes ante ataques de patógenos bacterianos, víricos o micóticos, por lo que cuidamos nuestros sistema inmunológico.

Aumentamos el colesterol

El sedentarismo es responsable directo de variedad de enfermedades. En este caso, podemos decir que aumenta el colesterol malo, puesto que no permite que hagamos una vida saludable. Con un ejercicio diario, los niveles del colesterol bueno suben.

Rebajamos nuestra capacidad pulmonar

Cuando no nos movemos, la capacidad pulmonar disminuye. Pero, cuando hacemos ejercicio,  la capacidad pulmonar aumenta y es mucho más profunda y abdominal.

Mal funcionamiento del aparato digestivo

Con el movimiento diario, el aparato digestivo se regula, pues las digestiones son mucho mejores y además se consigue regular el apetito.

Lo último en Salud

Últimas noticias