WAGs: ¿Esposas, novias o amantes?

WAGs: ¿Esposas, novias o amantes?

WAGs, ‘Wifes And Girlfriends‘, significa esposas y novias. Pero de las amantes de quita y pon casi nadie opina. No hay que hablar inglés para saber que a los jóvenes y millonarios cracks del fútbol se pegan las lagartas con cianoacrilato. Dicho deporte y las busconas siempre han caminado unidos. Aún así, el amor resplandece en la mayoría de los supuestos. Lo recordarán. Cada vez que Raúl González marcaba un gol, besaba su anillo en homenaje a su mujer, Mamen Sanz. Piqué y Shakira también son un ejemplo de unión indestructible, igual que Zidane y Veronique, aunque yo no pondría la mano en el fuego por Dani Alves y Joana Sanz, que vivir toda la vida con la fotocopia de Cantinflas se me hace cuesta arriba. No sé, algunos contubernios atraen las dudas. En cambio, hay tándems al estilo Manuel Neuer y Nina Weiss que proyectan inagotable confianza.

Vinicius de Moraes, genial poeta y compositor brasileño, creó junto a Antonio Carlos Jobim y la voz de Elizabeth Cardoso una nueva modalidad de samba más romántica —a bossa nova— que enamoraría al mundo. Dicha música inspiró la obra de Paco De Lucía y un verso especial de Vinicius, en su libro ‘A mulher que passa‘, se lo apropió en sus escritos Antonio Gala demostrando su gusto exquisito, pues dice: “El amor es infinito mientras dura”, maravillosa expresión que, en ocasiones, mete en muy serios problemas a algunas WAGs, como la gélida y guapa rusa Irina Valéreivna Shaijlislánova, conocida por Irina Shayk, que sedujo a Cristiano hasta empaparse de popularidad y una vez la obtuvo, se tomó las de Villadiego. E hizo bien, ya que enganchó al loco de Bradley Cooper, permitiendo a CR7 estabilizar su juego y comprometerse con la adorable oscense Gigi Rodríguez.

Llegó el punto de poder clasificar a las WAGs según su categoría personal y femenina. Mientras que en Italia se intercambian pibones como si se tratara de una subasta de yeguas con pedigree ganador, en Alemania apuestan por elegir a sus cándidas novias, es un decir, entre las que sobresalen en una agencia de modelos. En Inglaterra, donde están bastante salidos, se rifan y acogen en su intimidad a esas hurgamanderas que publica en cruda pelota y en página 3, el diario The Sun. De tal distinguida calaña son las WAGs que exhiben y se ventilan las estrellas europeas. Y siendo idiotas, se creen felices.

Los cracks españoles reconocidos mundialmente optan por mujeres que verdaderamente valen su peso en oro. Toman el amor en serio, detestan las relaciones promiscuas, suscriben el verso de Vinicius: “El amor es infinito mientras dura”. Y hacen que dure la vida entera. Nuestras WAGs no tienen parangón. Pregúntenle a Iker Casillas que tiene para siempre a su lado a Sara Carbonero. Pregúntenle a Sergio Ramos que tiene para siempre junto a sí a Pilar Rubio, la WAG más bella, elegante y espectacular con la que haya soñado el mundo del fútbol.

Lo último en Opinión

Últimas noticias