La solución de Podemos: más gasto público y más Estado

La solución de Podemos: más gasto público y más Estado

No deja de producir pasmo la velocidad de vértigo con la que algunos políticos se acostumbran a los privilegios que conlleva ocupar un puesto de responsabilidad pública. Ahora bien, chocante en extremo resulta la idea de extender en el tiempo la indemnización tras el cese de sus actividades, máxime cuando esta proposición viene de Podemos, es decir, del partido que irrumpió en la vida pública de los españoles clamando contra las prerrogativas de ‘la casta’ y ‘los de arriba’.

La última ocurrencia de los podemitas camina en la apuntada dirección. Una de las lindezas registradas por Podemos en el Congreso, y cuya tramitación quedó interrumpida gracias a la disolución de las Cortes, consiste en que los altos cargos cobren tres años más de indemnización tras su cese, cuando la normativa actual sitúa este periodo en dos años. La excusa aducida para aprobar esta ley sería la de ampliar igualmente el periodo de incompatibilidades para incorporarse a la empresa privada.

Fieles a su esencia, los de Pablo Iglesias, a la hora de pergeñar esta propuesta, han tocado todos los palos de sus particulares filias y fobias ideológicas: velada criminalización del mundo empresarial –en particular del Ibex 35–, extensión de una sombra de sospecha sobre el conjunto de la clase política y alegre dispendio de fondos públicos. Llegados a este punto, convendría recordar que el dinero público no cae del cielo –más bien proviene, vía impuestos, de la riqueza que ha sido capaz de generar la sociedad empresarial–, que el Ibex 35 no es una pandilla de oligarcas depredadores –son, por el contrario, una fuente de empleo, crecimiento e innovación– y que la moralización de la vida pública difícilmente provendrá de quienes jamás han sido capaces de generar trabajo y riqueza para sostener nuestro Estado de Bienestar.

Últimas noticias