Sánchez vende Navarra a los proetarras

Sánchez vende Navarra a los proetarras

Pedro Sánchez está dispuesto a todo con tal de ser investido presidente del Gobierno. Necesita al PNV y a Bildu y para ello está dispuesto a garantizar que el plan conjunto que mantienen las dos fuerzas vascas en Navarra se cumpla sin problemas. Por ello, el jefe del Ejecutivo en funciones se ha comprometido a permitir el avance de la euskaldunización plena de la comunidad foral y a no plantear recursos ante el Tribunal Constitucional frente a las normas que impulsen PNV y Bildu. O sea, abdicar de la defensa del Estado para asegurarse su permanencia en La Moncloa.

Entre las normas que permitirá Pedro Sánchez se encuentra el plan de eliminación de lo que se denomina como la zonificación del euskera en Navarra, con el fin de permitir que la implantación obligatoria del euskera se extienda por toda la comunidad autónoma. También se encuentra el denominado Mapa Local navarro: un plan diseñado por Bildu para permitir que los ayuntamientos dependan de un nivel administrativo superior controlado por los proetarras.

Lo que pretende la formación de Arnaldo Otegui es muy simple: impulsar su estrategia de adoctrinamiento nacionalista en Navarra a través de “convenios de colaboración" en materia “educativa, de euskera o de medios de comunicación”. La medida ha sido negociada en el Parlamento Vasco, no en el navarro. En realidad, todo ha sido negociado a espaldas de Navarra, mientras la socialista María Chivite ya ha creado un grupo de trabajo para estudiar la exigencia separatista de acabar con la “zonificación” del euskera en la Comunidad Foral.

En suma: quien dude de cuáles son las verdaderas intenciones de Sánchez, que observe los pasos que está dando para ganarse el voto del PNV y la abstención de Bildu. El presidente del Gobierno avanza a toda prisa en su intento de mantenerse en el poder a costa de reventar la unidad de España.

Lo último en Opinión

Últimas noticias