Candilazos

El ‘relator’ que no cesa

El ‘relator’ que no cesa

La fiebre nacionalista complacida por la izquierda y alimentada por un centro-derecha incapaz de ponerle freno, como se ha visto en las generales del pasado 28 de abril, no sólo va a condicionar la gobernabilidad de España sino que además se convertirá en la mejor baza del separatismo para apretar con su utópica desconexión.

A la maniobra de Sánchez para enterrar el 155 y dejar el Senado en manos de Miquel Iceta, el primer secretario del PSC que quiere indultar a los golpistas y que prefiere a ERC antes que a Vox en la Mesa del Congreso, hay que sumar otro movimiento que ha pasado más inadvertido: el elegido por ERC, PSOE y PNV para que pilotara una negociación entre dos supuestos Estados en conflicto, ensoñación que todavía persiguen los independentistas, no renuncia al rol de intermediario con aires de gurú y se presenta a eurodiputado. A Daniel Innerarity, el “relator” que no cesa, ya lo pasean como número cuatro de la marca electoral CEUS, la Coalición por una Europa Solidaria integrada por PNV, Coalición Canaria, Compromiso por Galicia, Geroa Bai, Proposta per les Illes y Demòcrates Valencians.

El catedrático de Filosofía Política y director del Instituto de Gobernanza Democrática, laboratorio al que pertenecen veteranos socialistas como Javier Solana o Amelia Valcarcel, concurre en el puesto número cuatro de la lista que encabeza la actual eurodiputada Izaskun Bilbao. Si bien es difícil que Innerarity logre el escaño (sólo lo tendría asegurado la cabeza de cartel, según el CIS), su aparición ya en primera línea política y en plena encrucijada sobre el devenir del problema de Cataluña, con un Pedro Sánchez que se siente respaldado por las urnas para hacer mayores concesiones al separatismo con tal aferrarse al poder, es todo un presagio del papel clave que jugarán los nacionalistas en esta legislatura.

Aunque no salga elegido, el filósofo bilbaíno de Geroa Bai será utilizado por el PNV para hacer apología del soberanismo en Bruselas y contribuir a lo que sus amigos separatistas llaman la “internacionalización” del conflicto. En una reciente entrevista en Diario de Navarra, preguntaron a Innerarity por su receta mágica para Cataluña, pese a frustrarse su nombramiento como “relator”, y su respuesta fue: “En un futuro no muy lejano (especialmente si hay un gobierno de izquierdas a partir de mayo) habrá un proceso semejante, sea quien sea el que lo modere. No habrá solución si se mantiene que sobre el futuro de Cataluña tienen que decidir todos los españoles, como si el pluralismo territorial que formula la Constitución exigiera una unidad indiferenciada, pero tampoco si plantea un derecho de autodeterminación unitaleral e innegociable. Mi propuesta es que todos los agentes negocien un pacto de fortalecimiento del autogobierno. Es preferible votar un acuerdo que acordar una votación; el referéndum no funciona como sustituto de la negociación”. Por ahí van los tiros… y por ahí está dispuesto Sánchez a explorar el terreno. Si no, al tiempo.

Lo último en Opinión