Madrid debe ser el motor para la refundación del centroderecha

Madrid debe ser el motor para la refundación del centroderecha

Para analizar un escenario político es positivo renunciar a los apriorismos ideológicos e ir hacia lo concreto. Y con independencia de la opinión que Vox puede generar como formación política, lo cierto y verdad es que muchas de las medidas que plantea el partido de Santiago Abascal en su negociación para la Comunidad de Madrid concuerdan con las posturas que en su momento defendía el PP de Esperanza Aguirre. Si a ello le sumamos la cada vez más definitiva derechización de Ciudadanos, la próxima Presidencia de la región madrileña podría servir de primer ensayo general para lo que tiene que acabar siendo la refundación del centroderecha español. A costa de repetirnos, volvemos a escribirlo: sólo con esta refundación hay posibilidades reales de volver algún día a la Presidencia de España. Todo lo demás serán formas más o menos entretenidas, sofisticadas y/o absurdas de arar en el mar.

No parece difícil que haya un acuerdo sobre la propuesta de mínimos que plantea Vox. En gran parte podrían estar sacadas de un programa electoral del nuevo PP de Pablo Casado y, al mismo tiempo, transpiran el mejor liberalismo que de un tiempo a esta parte es la seña de identidad de Ciudadanos. Y sobre la convergencia ideológica habría que añadir un criterio de interés estratégico. El partido que lidere estas propuestas, por razonables y eficaces, acabará impulsando una reforma social positiva sobre la vida concreta de los madrileños, la inmensa mayoría de los votantes notarán esa mejora y dentro de cuatro años lo recompensarán en las urnas.

La Comunidad de Madrid está madura para asumir propuestas como el cheque escolar, el fin a la educación ideológica en las escuelas y la rebaja del tramo autonómico del IRPF. Las bases de la igualdad están los suficientemente instaladas en esta región, gracias a décadas de gobiernos liberales del PP, como para que el próximo paso sea dar un renovado impulso al crecimiento, el progreso y la libertad.

 

 

 

Lo último en Opinión