Un entendimiento necesario

Un entendimiento necesario

El miércoles 10 de julio era la fecha límite para que hubiese un debate de investidura a la presidencia de la Comunidad de Madrid. De no haberlo, un pleno instrumental marcaría la posición de todos los grupos y comenzaría a correr el calendario para la celebración de nuevas elecciones regionales en Madrid de no resultar investido ningún candidato en el plazo de dos meses desde dicho día. Y eso es lo que ha pasado: el plazo de dos meses ha comenzado a correr.

Pese al resultado claro que obtuvo el centroderecha en la Comunidad de Madrid, con una victoria que situaba a este bloque dos escaños por encima de la mayoría absoluta, la animadversión que se han dedicado mutuamente hasta ahora Ciudadanos y Vox ha encallado la situación y ha impedido de momento la elección como presidenta de la Comunidad de Madrid de la candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, que fue la más votada en el centroderecha.

No es comprensible que Ciudadanos haya mantenido una actitud con Vox como la que ha sostenido. Los votos de Vox son necesarios para articular una mayoría absoluta del centroderecha en la Comunidad de Madrid, es decir, para poder gobernar en la Comunidad de Madrid, como fueron necesarios para obtener el Ayuntamiento de Madrid, el de Zaragoza o la Junta de Andalucía. Ante eso, no se puede negar la palabra o la negociación constantemente. La reunión final que aceptó Aguado no tuvo éxito al negarse Rivera a reunirse con Casado y Abascal.

Por su parte, tampoco es comprensible que Vox, por su enfrentamiento con Ciudadanos, arremetiese contra el PP, que es quien le tiende la mano, se  reúne con él y acuerda con él. Ambos partidos -Ciudadanos y Vox- deben aparcar las mínimas diferencias que separan a ambos, que son mucho menos importantes de lo que escenifican, ser racionales, responsables y prácticos. Parece que en las últimas horas poco a poco va imponiéndose la cordura en estos dos partidos y se está más cerca de que se conforme un gobierno liderado por el PP en la Comunidad de Madrid y en Murcia, gracias a los esfuerzos que el PP está haciendo para conseguir que Ciudadanos y Vox actúen con lógica.

Realmente, en la negociación de los pactos de centroderecha el único partido que siempre se ha comportado de manera racional y seria es el PP, que además está siendo generoso con todos a la hora de hablar o de compartir responsabilidades, desde el convencimiento de que los electores de Ciudadanos y Vox desean un gobierno de centro-derecha, que liderará el PP como fuerza más votada de dicho bloque. Por el bien de los ciudadanos y el respeto a los electores, Ciudadanos y Vox deben seguir acercando posiciones y apoyar los gobiernos que impulsará el PP. Parece que la sensatez va abriéndose paso.

  • José María Rotellar es Profesor de la UFV, del CES Cardenal Cisneros y del Trinity College

Lo último en Opinión