Perros

¿Es posible que los perros sufran de hipertensión?

Nuestras mascotas pueden tener diferentes patologías y es necesario estar atentos. ¿Puede ocurrir que los perros sufran de hipertensión?

Hipertensión en perros
¿Pueden los perros sufrir de hipertensión?

La hipertensión en perros no es frecuente, pero sí muy peligrosa. Los mejores candidatos son los perros obesos, de mayor edad y que padecen otras enfermedades. Existen dos tipos de hipertensión canina, pero la más común es la secundaria, es decir, la causada por otras enfermedades que padece el animal. La información sobre las causas y los síntomas es fundamental para detectar a tiempo cualquier problema de salud en tu mascota.

Causas de la hipertensión en perros

El aumento de la presión arterial en los perros se da en la mayoría de los casos por la diabetes canina, afecciones endocrinas o cardiovasculares. Asimismo, la obesidad, las deficiencias renales, la policitemia y algunas enfermedades neurológicas pueden derivar en hipertensión. Cuando la causa es una enfermedad, el diagnóstico es hipertensión secundaria.

Síntomas de hipertensión arterial en perros

Los síntomas de la hipertensión están asociados a la enfermedad primaria y también al órgano que afecte. La vista es uno de los sentidos más afectados y se manifiesta con hemorragias oculares o lesiones de retina.

En cuanto a síntomas físicos, se perciben orina en sangre, parálisis en algunas de sus partes o convulsiones. Si bien también pueden corresponder a otras patologías es necesario visitar un veterinario con urgencia.

Asimismo, se producen cambios en las conductas de los perros que sufren de hipertensión. La atención inmediata es fundamental para prevenir males mayores. Desorientación, nerviosismo o depresión, sed en exceso son algunos de los más fáciles de detectar.Los perros y la hipertensión

Diagnóstico de la hipertensión arterial en tu perro

La medición de la presión se realiza en las patas o en su cola con un manguito similar al utilizado en humanos. No es doloroso, pero es difícil que las mascotas se queden quietas y tranquilas. Por este motivo, lo ideal es realizar varias mediciones para tomar la media. No es parte del control de rutina, sino que se realiza cuando hay sospechas de hipertensión.

Tratamiento de hipertensión canina

En los casos de hipertensión primaria, que son los menos, se indican drogas específicas para reducir la presión arterial. Se complementa además con una dieta elaborada para cada paciente según su estado y necesidades.

El tratamiento para la hipertensión arterial secundaria se reduce la presión, pero se trabaja sobre las causas. Es decir, que se indica farmacología acorde a la enfermedad que provoca este mal secundario. Las dietas y ejercicios son por lo general parte del plan a seguir.

La hipertensión en los perros es más probable en animales adultos, con sobrepeso y otras enfermedades previas. Ante cualquiera de los síntomas es necesario realizar una prueba en el veterinario.

Ahora que conoces sobre la existencia de la hipertensión arterial puedes observar con mayor atención a tu mascota.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias