Gatos

La curiosa razón por la que a algunos gatos les asusta la aspiradora

Gato asusta aspiradora
Gato

El oído es uno de los sentidos más desarrollados  de los gatos, hasta el punto de que pueden detectar frecuencias de hasta 60 kHz, mientras que el rango alzando por los humanos es de apenas 20 kHz. ¿Qué quiere decir esto? Que pueden percibir un sonido que apenas es audible para las personas. Esta es una de las razones que explican por qué a algunos gatos les asusta la aspiradora.

Sin lugar a dudas, hacer las tareas del hogar es esencial para mantener la casa limpia y en perfecto estado. Cuando hay un gato, debemos pasar la aspiradora con cierta regularidad para quitar los pelos, y es probable que el animal corra a esconderse.

¿Por qué los gatos le tienen miedo a la aspiradora?

Por lo general, es el ruido de la aspiradora lo que asusta a los gatos. Es una verdadera tortura para ellos, sobre todo si la aspiradora es antigua y emite un ruido ensordecedor. Por lo general, los modelos más nuevos hacen menos ruido.

El sistema auditivo de los gatos, además de estar muy desarrollado, también es muy sensible. Perciben el ruido de la aspiradora con mucha mayor intensidad que lo hacemos nosotros y, además, lo amplifican.

Teniendo esto en cuenta, el ruido de la aspiradora genera en ellos un gran sufrimiento que los sumerge en un estado de angustia y estrés. Ahora bien, el miedo que les causa este pequeño electrodoméstico a los gatos va más allá del ruido.

A los felinos les da miedo todo aquello que no les resulta familiar. Si se trata de un robot aspirador que se mueve a su libre albedrío por la casa, los gastos se sienten amenazados. No lo identifican simplemente como un objetivo, sino que creen que es un enemigo que quiere amenazarlos.

Ahora bien, ¿hay algo que podamos hacer nosotros para ayudar al gato a superar este miedo? Lo primero es que poco a poco se vaya acostumbrando a la presencia de la aspiradora. En lugar de guardarla en un armario, podemos dejarla a la vista para que la vea todos los días.

A medida que pase el tiempo, se irá familiarizando con la aspiradora, e incluso se acercará para olerla. Una vez el gato se haya acostumbrado a su presencia, el siguiente paso es conseguir que el ruido no le asuste. Para ello, podemos empezar por aspirar una habitación que esté lejos de donde se encuentra el animal. Lo ideal es que otro miembro de la familia esté jugando con él al mismo tiempo.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias