Perros

¿Cómo tratar la hernia umbilical en perros?

La hernia umbilical en perros es una condición común que puede ser tratada a tiempo. Lo mejor es conocer cómo es y prestar atención a los síntomas que presenta el animal.

Hernia umbilical en perros
Prevención y tratamiento de la hernia umbilical en perros

Un pequeño bulto en la barriga de un cachorro puede ser sinónimo de una hernia umbilical. Durante la fase fetal, el animal recibe de su madre los nutrientes a través de lo que se conoce como cordón umbilical. En el momento del parto, el cordón es roto y después de cicatrizar aparece lo que se conoce como ombligo. Si la cicatrización no se realiza de forma correcta, por el agujero umbilical pueden salir órganos, intestinos o grasa, formándose una hernia. En vista de que esto puede ser algo muy frecuente, conviene saber cómo tratar la hernia umbilical en perros.

Causas de la hernia umbilical en perros

La hernia umbilical en perros, en su mayoría suele ser de tipo congénito, es decir, que aparece como defecto de nacimiento. En algunos casos la hernia puede ser también producto de una lesión o un traumatismo que sufre el cachorro en los primeros días de después de nacer, por ejemplo un golpe o mordisco.Hernia umbilical en perros

Tratamiento para la hernia umbilical en perros

Estas hernias pueden variar en tamaño y, por lo general, son suaves y blandas al tacto donde al hacer un poco de presión el contenido se introduce. La condición empeora cuando se corta el flujo de sangre o se estrangula. El tratamiento va a depender de cómo se encuentre el estado de la hernia y el veterinario puede determinar:

  • Si es un cachorro, la hernia es pequeña y no afecta ningún órgano, se debe esperar que se cumpla 6 meses de edad. En ocasiones puede desaparecer sola, pero lo mejor es vigilarla periódicamente para evitar riesgo de estrangulación.
  • Si el animal pasa de 6 meses, la hernia es grande pero no compromete la salud del can, se puede dejar y se revisa frecuentemente. Se puede operar para prevenir una complicación o por factores estéticos.
  • En casos donde la hernia umbilical en perros es de gran tamaño y compromete la salud del animal, se debe intervenir quirúrgicamente. En este caso el veterinario abrirá, introducirá el contenido y cerrará correctamente. Puede ser de mayor gravedad si está comprometido algún órgano o hay estrangulación.

Afortunadamente las hernias se pueden tratar a tiempo y evitar complicaciones que dejen en riesgo la vida del perro. Aunque existen muchos trucos para reducirlas, no se recomienda hacer nada sin supervisión médica. Si con el paso del tiempo al tocarlas el animal experimenta dolor, es necesario acudir de inmediato con el veterinario.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias