Peces

Ballenas, ¿cómo se alimentan?

Por su enorme tamaño, las ballenas nos generan cierta admiración. Una de las curiosidades más frecuentes es la de cómo se alimentan estos grandes animales marinos.

Ballenas y su alimentación
¿De qué se alimentan las ballenas?

Las ballenas son uno de los animales más misteriosos y, al mismo tiempo, están entre los más estudiados de la historia. Mamíferos marinos de tamaño imponente, habitantes de prácticamente todo los océanos y mares. Capaces de recorrer grandes distancias durante sus periodos de migración, cuando salen en busca de alimentos o de aguas con las condiciones ideales para reproducirse. Muchas veces acompañados por una mala fama inmerecida, aunque la Orca tiene bien ganado su calificativo de ‘asesina’.

Uno de los puntos que más causa curiosidad sobre estos cetáceos es cómo se alimentan. Al tratarse de organismos ‘gigantes’, que además se mantienen en constante movimiento y literalmente viajando alrededor del mundo, está claro que sus requerimientos nutricionales son altísimos.

Con dientes o sin ellos

Esta es la primera diferenciación que debe hacerse antes de pasar a examinar qué alimentos conforman el menú de las ballenas. A grosso modo, hay dos categorías: dentadas y barbadas.

Las primeras cuentan con piezas dentales en sus mandíbulas. Son esencialmente carnívoras y dentro de su dieta no solo van incluidos peces de medianas y grandes proporciones, incluidos tiburones y en ocasiones, hasta otras ballenas. Leones marinos, focas y pingüinos también entran dentro de la cadena alimenticia de estos gigantes del mar.

Además de las orcas, belugas, cachalotes y zifios también tienen dientes. Salvo que se trate de presas muy grandes, no suelen triturar los alimentos en su boca. Los mordiscos que aplican al cazar tienen como único propósito matar a su ‘víctima’, que por lo general se tragan entera. Ballenas, de qué se alimentan

Ballenas barbadas

Krills y plancton forman los elementos principales dentro de la dieta de los cetáceos que tienen dentro de sus bocas barbas y no dientes. Por supuesto que, para saciar su apetito, requieren ingerir toneladas de estos pequeños moradores del mar.

El proceso encierra cierta complejidad. Nadan con la boca abierta y a una velocidad moderada entre los bancos de crustáceos y microorganismos. El agua que entra dentro de su cavidad bucal progresivamente es expulsada. Allí es cuando entran en acción las barbas; su misión es dejar salir el líquido y que queden atrapados los alimentos.

Eventualmente al estómago de estos animales marinos también llegan algunos peces que nadan cerca de los bancos de krills y plancton en busca de alimento. Las crías de todas las especies de ballenas se alimentan con leche materna durante aproximadamente un año. Esta fórmula les proporciona todo lo necesario para crecer y desarrollarse rápidamente, así como para poder recorrer los océanos a lado de su madre.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias