Perros

6 tips para tratar a un perro perezoso

Un perro perezoso
Consejos para tratar a un perro perezoso

Si tenemos en casa un perro perezoso, hay algunos consejos para tratar esta situación. Aquí te contamos las pautas a seguir en esos casos.

Para evitar tener un perro perezoso en casa, lo recomendado es acostumbrarlos desde pequeños a una sana rutina de juegos y caminatas. Además de un régimen de comidas sin excesos, ni chucherías fuera de horario. Los canes domesticados duermen aproximadamente 12 horas cada día, periodo que se va extendiendo conforme van envejeciendo. En cada jornada debe existir un equilibrio entre la diversión, los juegos y el descanso.

No se puede permitir que el sedentarismo marque la pauta. Un hábito altamente perjudicial, tanto para los canes, como para sus dueños. La ausencia de ejercicios no solo trae como consecuencia aumento de peso en las mascotas, sino que además afecta al animal física y mentalmente

Riesgos de la falta de actividad física para ‘el mejor amigo del hombre’

El rasgo más notorio de un perro perezoso es que duerme en exceso. Principalmente por descuido o bien porque sus dueños pasan todo el día en la calle atendiendo sus responsabilidades. Además del sobrepeso, aparecen problemas óseos y en las articulaciones. También se elevan los riesgos de deficiencias cardiovasculares, diabetes e hipertensión.

Por otra parte, la falta de ejercicios en los canes puede generar un ‘superávit energético’. Lo que muy probablemente desencadenará en problemas de conducta (se tornan agresivos o destructivos) y muy reticentes con personas ajenas a su grupo familiar. Algunos ejemplares se deprimen, lo que se traduce en debilitamiento de su sistema inmunológico, con el consecuente aumento de las probabilidades de que terminen enfermos.Cómo tratar a un perro perezoso

Consejos para estimular a un perro perezoso

En primer lugar, hay que llevar a la mascota a una consulta con el veterinario de confianza. Esto se hace para descartar cualquier deficiencia nutricional o algún otro problema subyacente que ‘estimule’ su falta de movimiento. Una vez descartada cualquier afección de salud, toca incentivarlos a través de la curiosidad

Hay que inventar juegos que hagan trabajar tanto la mente como el cuerpo del perro perezoso. Así mismo, establecer una rutina diaria con paseos regulares, indispensables para activar sus capacidades cognitivas, sensoriales y sociales.

La alimentación es un punto clave. Se trata de conseguir un balance entre proteínas, vegetales, minerales, carbohidratos y grasas. Junto a un pienso específico se pueden combinar algunas golosinas de forma controlada.

Por último, los canes disfrutan de participar en actividades con sus dueños. Carreras o competencias, salidas a la playa, nadar. Momentos que sirven para estrechar los lazos afectivos y no menos importante, para sacudir cualquier asomo de pereza.

Temas

Lo último en Mascotas