Perros

5 errores en la crianza de un perro

En la crianza de nuestras mascotas domésticas, en ocasiones tenemos malos hábitos. ¿Qué errores cometemos en la crianza de un perro?

Errores básicos al criar un perro
Cómo criar a tu perro sin errores

Por mucho que lo intentemos, si somos unos novatos siempre vamos a cometer algún fallo a la hora de cuidar de nuestro perro. Nos ha pasado a todos, pero no es algo de lo que preocuparse si tomamos precauciones y sabemos más o menos lo que hay que hacer.

Alimentos de la mesa

Uno de los errores más comunes es el que cometemos a la hora de ir a comer, ya que cuando vamos a sentarnos a la mesa a alimentarnos, solemos observar a nuestra mascota mirándonos fijamente esperando a que le demos algo. Nunca hay que darle absolutamente nada directamente desde la mesa, ya que con una sola vez que le demos algo, pensará que siempre que estemos sentados en la mesa habrá una posibilidad de que le demos algo. Mientras no sea desde la mesa, se le puede ofrecer alguna golosina para perros, pero siempre en su cuenco de comida, para que se acostumbre a que allí será donde reciba sus alimentos.

Castigos innecesarios

Los perros jóvenes tienden a hacer trastadas, ya que normalmente son muy juguetones. Pero si hace algo mal, no hay que pegarle, ya que el animal podría acabar traumatizado y sin entender nada. En vez de eso se le puede castigar hablándole de una forma más grave y seria, dejándole encerrado un rato o atándole durante un moderado plazo de tiempo.

Siempre hay que tener en cuenta que no se le puede castigar por haber hecho algo mal, tiempo después de que lo haya hecho. Hay que intentar pillarle haciendo lo que no debe para regañarle; no sirve de absolutamente nada castigarle por haber mordido algo que no debía unas horas después de que el perro lo haya hecho, ya que el animal no lo va a entender.Adiestra a tu mascota

Regañarle con su nombre

Como hemos dicho en el punto anterior, no hay que pegar al animal, en su lugar hay que regañarlo con el medio de la palabra, pero un error muy frecuente es llamarle la atención a nuestro compañero con su nombre. Si hacemos esto, el perro acabará asimilando que su nombre es simplemente una palabra para regañarle. En lugar de decir su nombre, usa una palabra como “no”, o alguna otra palabra que suene fuerte para llamar la atención de nuestro amigo.

La falta de compañía es un peligro

Cabe la posibilidad de que estemos ocupados y que tengamos que salir de casa todos los días a trabajar y el perro se quede solo. Si es demasiado tiempo, el animal puede tener miedo y eso lo llevará a la ira. De esta forma incluso desarrollará comportamientos destructivos, que podrían dañar nuestra vivienda y el bienestar de nuestro canino. En lugar de dejarlo solo, se le podría llevar a un hotel para perros, contratar a un cuidador, o pedirle un favor a algún familiar o conocido.

El perro es una mascota

Hay muchos dueños de perros que acaban tratando a sus perros como si fuesen si propio hijo. El perro forma parte de la familia, pero sigue siendo una mascota y hay que tratarla como tal. A modo de ejemplo, el perro debe comer en su cuenco y no en la mesa como las personas, el perro debe dormir en su cama o en el suelo, no en la misma cama que las personas, etc.

En la crianza de un perro debemos tener en cuenta todas estas pautas que hemos visto. No tratarlo mal ni humanizarlo en exceso: el perro no es tu hijo, no lo trates como tal.

Lo último en Mascotas

Últimas noticias