La UCO cree que González es dueño de un resort de lujo de 37 millones de dólares en República Dominicana

Ignacio González-Audiencia Nacional
Ignacio González, tras declarar como testigo en la Audiencia Nacional. (Foto: Francisco Toledo)

El rastro de las empresas ‘tapadera’ de Ignacio González y su mano derecha en los negocios del Canal de Isabel II en Latinoamérica, Edmundo Rodríguez Sobrino, han llevado a los investigadores hasta un proyecto de un bloque de apartamentos de lujo de 37 millones de dólares en República Dominicana.

Un informe de la UCO del pasado mes de agosto, incluido en el sumario del caso Lezo al que ha tenido acceso OKDIARIO, destaca que en los registros efectuados el 19 y el 20 de abril en los domicilios de Denia y Madrid de Rodríguez Sobrino, así como en su despacho profesional, se encontraron numerosos documentos que relacionan a la mano derecha de González con las sociedades panameñas Amalfi Trading Corp y Rafaello Investment Corp.

Uno de los documentos con fecha 17.03.2016 es una comunicación a la entidad Helm Bank para constituir un depósito a plazo fijo con un capital de 600.000 dólares, mientras otros dos documentos están relacionados con facturas y pagos de Rodríguez Sobrino al bufete de abogados panameño De Obaldía & García De Paredes, considerados los testaferros, por la representación de la sociedad Amalfi Trading Corp.

Mientras, en el despacho profesional de Rodríguez Sobrino se hallaba una factura emitida por la sociedad Desarrollo y Promoción de Solares S.L por servicios prestados a la sociedad panameña Rafaello Investment Corp.

El importe facturado asciende a 25.000 dólares y el concepto relacionado con estudios inmobiliarios realizados en Santo Domingo capital y en la Provincia de Samaná: “Estudios inmobiliarios realizados en Santo Domingo capital -Avenida Anacaona- Juan Dolio (proyecto 809 Reefs) y provincia de Samaná. Comprobación de títulos de propiedad de los bienes estudiados y análisis de los precios de mercado en los referidos ámbitos geográficos”.

Según la UCO, en el concepto de la factura se infiere que “los estudios inmobiliarios realizados en República Dominicana se refieren a tres localizaciones geográficas diferenciadas: en Santo Domingo Capital (en la avenida Anacanoa), en la localidad de Juan Dolio (proyecto 809 Reefs) y en la Provincia de Samaná”.

Precisamente, los medios dominicanos publicaban en noviembre de 2008 que “inversionistas nacionales y extranjeros construyen en Juan Dolio el megaproyecto 809 reefs de 105 apartamentos y 28 pisos habitables. El mismo cuenta con una inversión de 37 millones de dólares y ha sido denominado por especialistas en esa materia corno un nuevo relanzamiento de esa zona turística”.

Los medios locales también resaltaban sobre el proyecto “los factores que favorecen a esa zona”, como es su cercanía a la capital y al aeropuerto internacional Las Américas, así como la belleza de sus playas y la facilidad para recuperar la inversión y explicaban que la inversión del proyecto es de “50% dominicano y otro 50% de un fondo de inversión israelí”.

Resort de lujo en Juan Dolio (Santo Domingo).
Resort de lujo en Juan Dolio (Santo Domingo).

La UCO vincula en su informe este proyecto de resort de lujo, que llegó a publicitar la venta de sus apartamentos a través de internet, con las empresas ‘tapadera’ de González y Rodríguez Sobrino y concluye que “atendiendo a la cuantía de la factura (25.000 dólares) cabe esperar que la envergadura de la inversión inmobiliaria relacionada con la sociedad panameña Rafaello Investment fuese elevada“.

Amalfi, Rafaello y Emissao

Tal y como avanzaba este diario, la UCO localizaba en Panamá “dos empresas pantalla”, Rafaello y Amalfi, que habrían empleado Ignacio González y Emundo Rodríguez Sobrino para canalizar parte de las mordidas millonarias obtenidas en una cuenta Suiza, tras la adquisición de la filial brasileña Emissao Engenharia e Construçoes.

Según los investigadores, González y “su banda” consiguieron desviar al menos 4 millones de euros a sociedades panameñas y a otros paraísos fiscales desde la cuenta de Suiza, a la que se transfirieron unos 19 millones por la compra de la empresa brasileña. Dicha cuenta, a nombre del entonces presidente de Emissao, Sebastiao Cristovam, fue bloqueada por los investigadores con unos 15 millones, el resto del dinero ya había desaparecido.

De esos 4 millones de euros desviados a Panamá y otros paraísos fiscales, más de 1 millón de euros se habría transferido a las sociedades Rafaello y Amalfi con“disposiciones inmediatas”.

Edmundo Rodríguez
Edmundo Rodríguez detenido por la Guardia Civil. EFE

Últimas noticias