Señalado por la prensa francesa

La Liga francesa expulsa a Roures mientras en España se silencian sus corruptelas e impagos

Roures
Portada de L'Equipe sobre Jaume Roures.

Mientras Jaume Roures sigue acaparando las portadas de los más prestigiosos diarios deportivos y de información general europeos, en España, la mayoría de los medios mantiene el apagón informativo sobre las corruptelas, los impagos y la vulneración de contratos del mandamás de Mediapro.

La portada de hoy del diario parisino L’Equipe resume cuál es la imagen que tiene en Europa el troskista millonario, que obtuvo los derechos televisivos de la Ligue 1 de Francia y que luego no ha podido pagar los compromisos económicos del contrato. El diario deportivo publica en portada una fotografía a toda página del magnate de la comunicación saliendo de una unidad móvil. Y titula: “Par ici la sortie” (“Por aquí la salida”).

Roures se comprometió a abonar 780 millones por temporada al fútbol francés pero, tras la irrupción del coronavirus, se ha visto impotente para cumplir con sus obligaciones. Los impagos del editor podemita del diario Público obligaron al fútbol francés a pedir un préstamo de 112 millones de euros. Se da la circunstancia de que la principal fuente de ingresos del fútbol profesional francés -el 36%- procede de los derechos televisivos.

La Ligue 1 negocia en la actualidad con Canal+, a fin de salir del atolladero al que la ha abocado Roures, para que el canal de pago se haga cargo de las retransmisiones deportivas del fútbol francés. Mediapro, presidida por Roures, no pudo afrontar el abono de los casi 200 millones del segundo plazo de la temporada 2020-2021.

El ministro francés de Educación y Deportes, Jean Michel Blanquer, declaró a un medio televisivo galo: “Mediapro ha hecho cosas que no están bien. Ha asumido riesgos imprudentes y hay que subrayarlo porque eso no se tiene que repetir”.

Contrato temerario

El ministro insistió en que Roures no puede participar en la licitación de un contrato de manera temeraria y luego pedir ayuda al Estado francés cuando se encuentra con que no puede pagar los acordado con La Ligue 1 refiriéndose a Mediapro y Roures.

Mientras esto sucede en Francia –y con el antecedente en Italia con quien Roures mantiene un pleito judicial con la patronal del calcio italiano- el independentista Roures se pasea en España como magnate del fútbol sin ningún tipo de traba por parte de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), controlada con Javier Tebas. Mediapro es la productora favorita de los mandamases del fútbol que retransmite en exclusiva todos los partidos por televisión, tras llegar a un acuerdo con Movistar y la LFP.

La productora de Roures, aunque perdió la subasta ante Movistar, siguió manteniendo los derechos de producir, grabar, realizar y distribuir la señal de televisión de todos los encuentros de la LFP.

Fuentes jurídicas manifestaron a OKDIARIO que la implicación de Mediapro/Imagina en el pago de sobornos a altos cargos de la FIFA era más que suficiente como para inhabilitar a Roures y su empresa. Sobre todo, a partir de que el holding audiovisual admitiera ante la Fiscalía de Nueva York su culpabilidad y teniendo que abonar una multa de 20 millones de dólares. Era la única salida para eludir un proceso penal en Estados Unidos.

La Liga francesa expulsa a Roures mientras en España se silencian sus corruptelas e impagos

Roures renovó sus acuerdos con Movistar y LFP en junio de 2019, ocho meses después de que Mediapro asumiera su responsabilidad en el caso de los sobornos. La firma del acuerdo con la Fiscalía de Brooklyn fue rubricaba en EE.UU por el socio de Roures, Tatxo Benet, que firma el documento como “senior managing partner” (“socio gerente senior”).

La Liga francesa expulsa a Roures mientras en España se silencian sus corruptelas e impagos

Mediapro se vio obligada no sólo a pagar la multa por el pago de sobornos a los directivos de la FIFA, sino también a asumir su culpa y comprometerse a no negarlo públicamente.

Hace un mes, tras incumplir en parte el compromiso de asunción de responsabilidades, Mediapro se vio obligada a emitir un comunicado oficial en el que, una vez más, reconocía su implicación en el conocido como fifagate, por el que fueron procesados tres de sus altos ejecutivos, entre ellos, uno de los fundadores de Mediapro, Gerard Romy.

«Conducta delictiva»

Roures se veía obligado a publicar la siguiente nota de prensa: “Imagina -el holding de Mediapro- reconoce su responsabilidad como persona jurídica, por la conducta delictiva de sus representantes; que dicha conducta delictiva de la que Imagina fue responsable incluyó el pago de sobornos para la compra de laos derechos audiovisuales de la fase de clasificación en las regiones de Centroamérica y Caribe (CONCACAF) para los Campeonatos del Mundo de fútbol de 2014, 2018 y 2022 vulnerando la legislación de Estados Unidos”.

Con esos antecedentes, las fuentes jurídicas consultadas por OKDIARIO no comprenden cómo Roures y su grupo han podido obtener contratos del mundo del fútbol español: “No se entiende cómo una empresa corrupta -reconocido por la propia productora audiovisual-  y su máximo representante, Jaume Roures, que ha sido investigado por la Guardia Civil y relacionado con el golpe del 1-O, pueden tener tanta influencia en el negocio del fútbol, que se podría afirmar que es una actividad semipública”, señalaron.

Roures fue el intermediario que puso su domicilio privado como escenario e hizo de anfitrión en el encuentro que Pablo Iglesias mantuvo con Oriol Junqueras, en agosto de 2017. En aquella reunión, con el magnate de Mediapro de testigo, Podemos y ERC acordaron una hoja de ruta que se plasmó en la moción de censura contra Mariano Rajoy, en el Gobierno de coalición con Pedro Sánchez y la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.

Lo último en Investigación

Últimas noticias