La muerte de una joven tránsgenero en una cárcel de Nueva York inicia una investigación

La muerte de una mujer transgénero en una cárcel de Nueva York ha provocado que su familia y simpatizantes realizaran una investigación que su objetivo es mostrar los peligros a los que se enfrentan las personas transgénero en el sistema legal y criminal de Estados Unidos.

policia-nueva-york-prision-transgenero
Dos agentes de Policía de Nueva York. Foto: AFP

Layleen Polanco, de 27 años, fue hallada inconsciente en la cárcel de Rikers Island el pasado viernes y después los médicos pronunciaron su muerte, según informó el Departamento Correccional de Nueva York. Su causa de muerte aún no ha sido determinada.

"La muerte de la señorita Polanco recuerda trágicamente el riesgo y la tortura física y emocional a las que se enfrentan las personas transgénero, especialmente las de las comunidad de color, en el sistema legal penal, particularmente mientras están bajo custodia", ha indicado en un comunicado la Sociedad de Ayuda Legal.

El grupo legal, que trabaja con personas que no pueden pagar a un abogado y representó a Polanco, ha solicitado una investigación independiente de la ciudad sobre las circunstancias de su muerte. Los funcionarios del Ayuntamiento y la cárcel han manifestado que la muerte está siendo investigada, pero han detallado que no fue resultado de violencia.

La familia de Polanco cree que los funcionarios de la cárcel no han contado la historia completa sobre dónde se encontraba detenida dentro de la prisión y otros detalles.

"Estamos hablando con funcionarios del Gobierno de la ciudad con la esperanza de que sean transparentes con la familia. Queda por ver si ese será el caso", ha indicado el abogado de la familia, David Shanies.

Cientos de simpatizantes se reunieron este lunes en Manhattan pidiendo justicia para el caso.

De las personas transgénero que participaron en una encuesta nacional en Estados Unidos en 2015, más de la mitad informaron sobre maltratos como el acoso de la Policía y dijeron que se sentían incómodos al pedir ayuda a la Policía.

El estudio, realizado por el Centro Nacional para la Igualdad de Transgéneros, también mostró que las personas transgénero en las prisiones eran cinco veces más propensas a ser agredidas sexualmente por el personal y más de nueve veces por otros reclusos.

Lo último en Internacional

Últimas noticias