La isla de las Serpientes: un enclave estratégico que Putin ‘entrega’ a Ucrania

Ver vídeo

Las autoridades de Ucrania han anunciado que Rusia se ha retirado de la  estratégica isla de las Serpientes, situada en el mar Negro, «como una gran victoria». El repliegue de las fuerzas rusas ha sido celebrado como una gran gesta que posibilita que ahora puedan centrar sus esfuerzos en los contraataques en tierra firme y en la resistencia en Lugansk, donde el Ejército ruso avanza hacia su objetivo de tomar Lisichansk.

Rusia ha esgrimido por su parte que la retirada responde a cuestiones estratégicas y para demostrar su «buena voluntad» con respecto a la invasión que inició el 24 de febrero. «El 30 de junio, como medida de buena voluntad, las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa completaron sus tareas asignadas en la isla Zmiiyiy (isla de las Serpientes) y retiraron la guarnición estacionada allí”, anunció el portavoz castrense, Ígor Konashénkov, en la cuenta oficial del Ministerio de Defensa de Telegram.

Los ucranianos han  insistido en que esta retirada de las tropas rusas forma parte de las bien definidas «estrategias de su Ejército» en los distintos enclaves críticos para poder ganar la guerra. «Es evidente que nuestras Fuerzas Armadas hicieron un gran trabajo», aseguró el jefe de la Oficina del Presidente de Ucrania, Andriy Yermak.

Desde Moscú se pide que con este movimiento la comunidad internacional debe observar que «Rusia no interfiere en los esfuerzos de la ONU para organizar un corredor humanitario para la exportación de productos agrícolas desde el territorio de Ucrania”. Y es que desde hace varias semanas han arreciado las críticas contra Vladímir Putin por cerrar al tránsito la salida del grano de Ucrania, algo que está causando grandes problemas de abastecimiento a los países más pobres.

Seis civiles muertos

Las autoridades de Ucrania han denunciado este jueves la muerte de seis civiles a causa de ataques ejecutados el miércoles por «tropas rusas» contra localidades controladas por las autoridades en las regiones de Donetsk y Lugansk (este), donde se sitúan las autoproclamadas repúblicas homónimas, cuya independencia fue reconocida por Rusia antes del inicio el 24 de febrero de la ofensiva militar.

La Fuerza de Tarea Conjunta ha señalado en un mensaje en redes sociales que «durante el 25 de mayo, las tropas rusas dispararon contra 41 asentamientos en las regiones de Donetsk y Lugansk». «Como resultado de los disparos de artillería del enemigo, seis personas murieron y doce resultaron heridas», ha agregado.

Así, ha destacado que «el enemigo destruyó y dañó 52 rascacielos y edificios privados, residenciales y otras instalaciones civiles», entre ellas «una escuela de secundaria, un centro de salud, un centro recreativo, una línea de ferrocarril y un edificio de Ukrzaliznytsia -la empresa estatal de transporte ferroviario en Ucrania-, que tuvo que ser evacuada».

«Ocho incendios fueron extinguidos por unidades del Servicio Estatal de Emergencias», ha subrayado, al tiempo que ha incidido en que los artificieros han desactivado 33 artefactos explosivos. «Durante las últimas 24 horas, los rescatistas han evacuado a 760 personas de zonas de combate», ha remachado.

Lo último en Internacional

Últimas noticias