Destrozos en las calles de París en una protesta por la muerte de un joven de color en 2016

Las protestas contra la violencia racista en Estados Unidos se están extendiendo por todo el mundo y este martes se producía una numerosa manifestación en París. Como ocurre en no pocas ocasiones cuando hay protestas en el país vecino, las algaradas y los disturbios hicieron acto de aparición con destrozos en el mobiliario urbano.

Cientos de personas han salido a la calle este martes en París, la capital de Francia, para exigir justicia por la muerte en 2016 de Adama Traoré, un joven negro de 24 años, cuando se encontraba bajo custodia policial.

A pesar de la prohibición a causa de la pandemia de coronavirus, una multitud se ha reunido frente a los juzgados que se encuentran cerca de la estación de Porte de Clichy, según informaciones del diario ‘Le Figaro’.

En un momento de la marcha organizada por el comité ‘La verdad para Adama’, su hermana mayor, Assa Traoré, se ha dirigido a la multitud. «Mi hermano murió en su cumpleaños. Se puso su camisa, tomó su bicicleta y salió a dar un paseo. Pero en Francia, un hombre negro no puede salir a dar un paseo en bicicleta «, ha lamentado antes de acusar a la Justicia gala de «encubrir a los agentes que mataron a su hermano». «Justicia para Adama», han gritado los presentes

Poco antes de que comenzara la manifestación, la Policía de París había insistido en que la marcha no había sido autorizada. «Está prohibido reunir a tantas personas debido al estado de emergencia», explicaba la Prefectura de Policía en un comunicado. Sin embargo, el comité aseguró que la protesta se mantendría: «¡La Prefectura está tratando de intimidar a quienes demandan justicia!», han señalado en su cuenta de Twitter.

El 19 de julio de 2016, Adama Traoré murió cerca de dos horas después de ser detenido en la ciudad de Beaumont-sur-Oise. El arresto se produjo tras una persecución por parte de los gendarmes, que fueron exonerados la semana pasada por la Justicia francesa.

Demanda de derechos civiles en Mineápolis

El estado de Minesota ha presentado este martes una demanda de derechos civiles contra el Departamento de Policía de Mineápolis por la actuación de cuatro de sus agentes durante la detención que supuso la muerte del ciudadano afroamericano George Floyd.

«El silencio es complicidad. Los habitantes de Minesota pueden esperar que nuestra administración utilizará todas las herramientas a nuestra disposición para deconstruir generaciones de racismo sistémico en nuestro estado», ha dicho el gobernador Minesota, Tim Walz.

Walz ha señalado que el Departamento de Derechos Humanos de Minesota llevará a cabo una investigación sobre las prácticas y procedimientos de la Policía de Mineápolis en los últimos 10 años para dilucidar si ha cometido otras prácticas discriminatorias y racistas a los largo de la última década.

La Oficina del gobernador ha emitido un comunicado al respecto en el que también se ha informado de que la investigación correrá a cargo de la comisionada del Departamento de Derechos Humanos de Minesota, Rebecca Lucero.

«George Floyd debería estar vivo. Mereció vivir una vida llena de dignidad y alegría», ha expresado Lucero, quien a su vez ha reconocido que parte de esta decisión responde al «trabajo» y «compromiso» mostrado en los últimos años por «los líderes de la comunidad» que «han estado pidiendo un cambio estructural».

Por su parte, las autoridades de Mineápolis han anunciado que colaborarán en todo momento con el estado y han celebrado estas «nuevas herramientas para buscar cambios transformadores y estructurales», ya que hasta entonces, han dicho, sus esfuerzos por supervisar el cuerpo de Policía «han estado históricamente restringidos por la Carta de la Ciudad y la ley estatal».

«Instamos al estado a utilizar todo su peso para responsabilizar al Departamento de Policía de Mineápolis por todos y cada uno de los abusos de poder y daños a nuestra comunidad y estamos listos para ayudar en este proceso», ha asegurado el Ayuntamiento de Mineápolis, tal y como ha recogido la cadena NBC.

El 25 de mayo, George Floyd, un ciudadano afroamericano de 46 años, murió mientras estaba siendo detenido por haber utilizado un billete de 20 dólares supuestamente falso.

El agente Derek Chauvin redujo a Floyd, que en ningún momento opuso resistencia, de acuerdo con las imágenes que se tienen de la detención, ejerciendo presión durante casi diez minutos con una de sus rodillas en el cuello de la víctima, pese a suplicar que no podía respirar poco antes de morir. Chauvin fue detenido y enviado a prisión, tras ser imputado por homicidio en tercer grado.

Cientos de personas han sido detenidas en las protestas que se están registrando en los últimos días en ciudades de todo el país tras la muerte de Floyd. Según el recuento de CNN, un total de 26 estados, más de la mitad del total del país, han movilizado a la Guardia Nacional para contener las manifestaciones y los disturbios.

Lo último en Internacional

Últimas noticias