Arabia Saudí y EAU cargan contra Qatar por desmarcarse de las resoluciones de La Meca contra Irán

Arabia Saudí
Adel al Jubeir, ministro de Exteriores de Arabia Saudí.

Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU) hicieron frente común y rechazaron la postura de Qatar de dar marcha atrás y desmarcarse de las resoluciones pactadas en las conferencias de urgencia de La Meca, en las que se condenó la actividad de Irán contraria a la seguridad y estabilidad en Oriente Medio.

La situación se estaba tornando insostenible en la región tras las últimas ofensivas contra intereses saudíes y emiratís, atribuidas a agentes proiraníes; dentro de las cuales destacaron el sabotaje a buques petroleros de bander saudí, emiratí ynoruega en el puerto de Fujairah y los ataques con drones por parte de rebeldes hutíes a instalaciones armamentísticas y de almacenaje de petróleo en territorio saudí. Después de estos sucesos llegó la convocatoria de las reuniones de La Meca, auspiciadas por el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) y por la Liga Árabe, tras el llamamiento hecho por el rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud.

En esta convocatoria se acordó la condena a Irán por ‘amenazar la seguridad mundial, se le acusó llevar a cabo un “desafío a la paz” y se exigió una postura conjunta del mundo árabe para hacerle frente y evitar en un futuro agresiones como las acaecidas. Además, se criticó la postura del país persa respecto al apoyo en el marco de la guerra de Yemen a los rebeldes hutíes, milicias chiíes que pretenden dinamitar el Gobierno yemení y contrarrestar la expansión saudí y de la rama suní del islam en la zona.

En este sentido, Arabia Saudí y EAU acusaron a Qatar de “dar marcha atrás” y rechazar las conclusiones acordadas en las cumbres de La Meca sobre las tensiones diplomáticas con el régimen de los ayatolás. La nación qatarí había sido invitada expresamente por el rey Salman, quien se puso en contacto con el emir Tamim bin Hamad al-Thani para invitarle a asistir a los cónclaves a pesar de los problemas existentes respecto a las relaciones de Doha con varios países del ámbito árabe, como Arabia Saudí, EAU o Egipto, que rompieron en 2017 relaciones con Qatar, nación a la que han acusado de sustentar el terrorismo, algo que siempre han negado las autoridades qataríes.

Desde Qatar se alegó que rechazaban las conclusiones de La Meca ya que entendían que no se les había consultado adecuadamente sobre este extremo y porque también comprendían que estas resoluciones reflejaban más la postura de Estados Unidos sobre Irán que la de la comunidad árabe. En declaraciones a la cadena de televisión qatarí Al Jazeera, el ministro de Asuntos Exteriores de Qatar, Mohamed bin Abdulrahman al-Thani, indicó que varios artículos de los comunicados finales de las cumbres de La Meca “contradicen la política exterior de Qatar”; añadiendo, junto a esto, que se habían pasado por alto asuntos que sí son de la incumbencia de la comunidad árabe, como son el conflicto de Palestina y las guerras de Yemen y Libia.

El ministro de Estado de Asuntos Exteriores de Arabia Saudí, Abdel al-Jubeir, respondió con rotundidad en la red social de Twitter a estas afirmaciones por parte de las autoridades qatarís: “Los países anuncian sus posiciones y reservas durante las cumbres, según las costumbres, y no después de las reuniones”.

Por su parte, su homólogo emiratí, Anwar Gargash, despreció la actitud de Qatar, por mostrarse “débil” bajo la presión (supuestamente refiriéndose a Irán). “Me parece que la asistencia y el acuerdo en las reuniones y luego dar marcha atrás sobre lo que se decidió se debe a la presión ejercida sobre los débiles que carecen de soberanía o tienen malas intenciones o falta de credibilidad, o todos estos factores juntos”, manifestó Gargash al respecto.

Lo último en Internacional