Cómo hacer un aire acondicionado casero

aire acondicionado casero
Cómo hacer un aire acondicionado casero paso a paso

Con estas calores y temperaturas el uso de aire acondicionado aumenta en todas las casas, con el gasto de electricidad y dinero que eso supone de modo que podemos intentar hacer nuestro propio sistema para refrescar el ambiente. Te explicamos a continuación, paso a paso y de manera fácil, cómo hacer un aire acondicionado casero.

Pasos para hacer un aire acondicionado casero

aire acondicionado casero

Hacer un aire acondicionado casero es posible gracias a materiales que podemos tener en casa, si nos gusta mucho el bricolaje o comprar sin gastar demasiado. Evidentemente puede que su potencia a la hora de enfriar una estancia no será igual a utilizar un aire acondicionado propiamente dicho, pero lo cierto es que puedes intentar hacer este sistema y quedarás, gratamente sorprendido.

Materiales

Para hacer tu aire acondicionado casero, necesitas:

  • Caja de Espuma de Poliestireno expandido, es decir de plástico espumado
  • Ventilador de tamaño mediano (que sea a pilas, mejor que con enchufe)
  • Bolsas de hielo
  • Papel de aluminio para forrar
  • Pila (para ventiladores sin enchufe)
  • Dos tubos de plástico
  • Cinta aislante americana
  • Cuter

Pasos

  1. Toma la caja (que será como esas que usamos para almacenar marisco congelado cuando se envía), y mira que tenga tapa, que ajuste bien y que quepa dentro una bolsa de hielo mediana. En el caso de no tener una caja de estas características, puede ser de plástico.
  2. Toma el papel de aluminio y forra todo el interior de la caja. Fija con cinta americana.
  3. Coge el cuter y haz un agujero en uno de los lados de la tapa, de un tamaño que sea igual a la caja que cubre las aspas del ventilador.
  4. Haz otros dos agujeros en uno de los laterales opuestos al primer agujero que hayas hecho. Estos deben ser del tamaño de los tubos.
  5. Ajusta el ventilador encima del primer agujero y pasa los tubos por dentro de los agujeros laterales. Ahora toma un poco de cinta aislante de modo que puedas cubrir y asegurar bien tanto el ventilador como los tubos.
  6. Mete una caja de hielo dentro de la caja. Si te caben dos, mete dos, pero no hace falta que llenes demasiado la caja, sino obstruirás el paso del aire.
  7. Coloca la caja a una cierta altura, como encima de un estante y haz funcionar tu aire acondicionado. Gracias al hielo podrás generar aire frío con el ventilador, que saldrá al exterior a través de los tubos.

Puede que este aire acondicionado no sirva para rebajar la temperatura de una gran estancia en cuestión de minutos como ocurre con el aire acondicionado convencional, pero sí que te va a permitir refrescar de una media de cinco grados, cualquier estancia pequeña que tengas en casa, como un dormitorio.

Lo último en How To

Últimas noticias