Remedios caseros

Cómo desatascar el fregadero

Hay remedios caseros muy eficaces para arreglar un fregadero

desatascar el fregadero
Hay muchos remedios caseros muy eficaces para arreglar un fregadero

El fregadero es una de las partes de la cocina que más se utiliza, ya que cuando cocinamos estamos constantemente lavando ingredientes, y en muchas ocasiones se cuelan diferentes residuos. Si quieres saber cómo desatascar el fregadero, sigue leyendo y verás unos cuantos remedios caseros para poder hacerlo con éxito.

Lo más habitual cuando el fregadero se te ha atascado es utilizar el desatascador, pero si no lo tienes a mano o no lo sabes utilizar, no te preocupes porque hay otras maneras de resolver el problema.

Remedios caseros para desatascar el fregadero

  1. Coca-Cola: mundialmente conocida, no solo se puede beber, también es un excelente producto para desatascar el fregadero gracias al ácido fosfórico 338, uno de sus componentes. Si hay agua en el fregadero, quita toda la que puedas y vierte 1-2 litros de refresco, dependiendo de si es un fregadero grande o pequeño. Deja que actúe entre 45-60 minutos, verás durante ese tiempo que empieza a drenar mejor y se desatasca.
  2. Salfumán: conocido también como ácido muriático, este producto químico lo debes manipular con mucho cuidado ya que es muy tóxico, pero muy eficiente para esta función. Vacía toda el agua posible si es que la hay en el fregadero y vierte la mitad de un frasco de salfumán en el fregadero. Deja que actúe entre 45-60 minutos y pasado ese tiempo abre el grifo y deja que caiga abundante agua. No realices esto con mucha frecuencia ya que, en exceso, este componente puede perjudicar las tuberías.
  3. Vinagre y bicarbonato: saca el agua atascada si es que hay y mezcla en un recipiente media taza de vinagre y 100 gr de bicarbonato. Vierte la mezcla en el desagüe del fregadero y deja que actúe durante 30 minutos. Pasado ese tiempo, vierte 3 litros de agua hirviendo para que se limpie la tubería.
  4. Lejía: para desatascar el fregadero con lejía debes quitar el agua acumulada y verter una taza de agua tibia y una taza de lejía. Deja que actúe durante 2-3 horas y abre las ventanas para que no se quede el olor acumulado ya que es muy fuerte. Pasado ese tiempo, abre el grifo y el agua debería circular sin problema.

Lo último en How To

Últimas noticias