Animales

Cómo bañar a un perro en casa

bañar a un perro en casa
Bañar a tu mascota en casa puede ser toda una experiencia

Tener un perro en casa es una gran responsabilidad, ya que son muchos los cuidados que hay que darle. Alimentación, paseos, cuidados médicos, higiene… muchas cosas por hacer pero sin duda merece la pena. ¿Quieres saber cómo bañar a un perro en casa? Sigue leyendo y toma nota las claves para hacerlo correctamente.

La higiene es indispensable en nuestras mascotas, y en el caso de los perros debe ser muy exhaustiva ya que a diario están expuestos a contaminantes y suciedades. No preocuparte por este tema puede suponer que pierda salud y tanto su piel como su pelaje se vean afectados. Puedes bañarlo en un centro especializado, o bien hacerlo en casa ya que no resulta complicado y puede ser incluso una rutina divertida.

Claves para bañar a un perro en casa

  1. Lo primero que tienes que hacer es comprar un champú especial para perros, indicado para su tipo de pelaje. Nunca le apliques un champú de humanos, de otro animal o cualquier otro tipo de jabón, es indispensable que sea champú para perros.
  2. Para meterte en faena y bañar a un perro en casa, debes elegir un espacio que sea adecuado para ello. Lo ideal es que sea un patio, terraza o jardín, pero si tienes una bañera amplia será suficiente.
  3. Ten mucho cuidado con las orejas del perro, es muy importante que no les entre agua ya que pueden causar inflamaciones y muchas molestias. De hecho, si es posible, tapa sus oídos con algodón para que se puedan mantener totalmente secos por dentro.
  4. Un detalle muy importante es la temperatura del agua, que debe ser tibia y agradable para que el perro se sienta a gusto.
  5. Una vez que le hayas hecho la primera pasada de agua, aplica el champú en el lomo y comienza a frotar con suavidad pero con algo de energía también para poder eliminar la suciedad que tenga incrustada en el pelo.
  6. Cuando termines con el cuerpo, llega el momento de lavar sus patas, que suelen estar bastante sucias. Elimina bien toda la suciedad, frotando pero con suavidad para no hacerle daño. Lo ideal es que las patas se las limpies con frecuencia, especialmente si suele visitar zonas con barro y suciedad.
  7. En cuanto a la cabeza, a la hora de bañar a un perro en casa debes tener mucho cuidado para que no le entre agua en los ojos, además de en los oídos como hemos dicho anteriormente.
  8. Estando ya todo enjabonado, cógelo por el hocico y empieza a echarle agua desde la cabeza hacia atrás, así correrá por el lomo y por todo el cuerpo. Repite este proceso el tiempo necesario hasta que hayas eliminado todo el jabón. Asegúrate de que eliminas todo el jabón ya que dejarle restos puede causarle irritaciones.
  9. El pelo hay que secarlo con mucho esmero ya que dejarlo húmedo le puede causar problemas en la piel. Empieza pasando una toalla para poder quitar el exceso de agua, incluidas las orejas con especial cuidado ya que son muy sensibles.
  10. Una vez quitada la mayor parte de humedad con la toalla, utiliza el secador pero en el nivel más bajo, que emita muy poco ruido ya que le molesta mucho si es alto. La temperatura debe ser media o baja, nunca la más caliente.
  11. Después de secar toca cepillar, también con mucho cuidado y con especial atención a deshacer cualquier nudo que se haya podido crear durante el lavado. El cepillado debe ser con frecuencia, no solo cuando lo bañas, así los efectos del baño durarán más tiempo cuando lo hagas.
  12. Aunque a muchos perros no les gusta el momento del baño, hazlo con paciencia y dándole algún premio y verás que hasta resulta un momento divertido entre los dos.

Lo último en How To