Acoso escolar

Cómo ayudar a tu hijo si sufre acoso escolar

Acoso escolar
Consejos y pasos para saber cómo ayudar a tu hijo si sufre acoso escolar

El acoso escolar se ha convertido en un problema infantil realmente grave. Cada vez se dan más casos de “bullying” y no solo contra adolescentes, sino también contra niños que son muy pequeños. Es importante darse cuenta a tiempo de que existe esta situación, y aplicar estos consejos que ahora os damos, para saber cómo ayudar a tu hijo si sufre acoso escolar.

Antes de intentar ayudar a un niño que sufre acoso escolar, es importante saber o certificar que realmente sufre “bullying”.

Un niño triste, que somatiza su malestar, tal vez quejándose de dolor de estómago frecuente o dolores de cabeza, o que expresa el deseo de no ir a la escuela y estar con sus amigos, es sin duda un niño que tiene algún tipo de problema, que de hecho, suele ser acoso escolar.

Las señaladas, son pistas sobre las cuales los padres deben prestar especial atención y que pueden indicar que el niño es víctima de ese acoso escolar, pero también es cierto que no siempre es fácil notar el sufrimiento de los niños, que a menudo no expresan sus emociones, de modo que es importante tener comunicación con los hijos y estar al día de lo que ocurre en su escuela.

Pasos para ayudar a tu hijo si sufre acoso escolar:

Acoso escolar

Una vez se detecta y certifica que existe realmente un problema de acoso escolar, existen varias cosas que los padres pueden hacer para ayudar a sus hijos contra el “bullying”. Son estas:

1. Actúa con cuidado:

Es muy importante que los padres ayuden a sus hijos interviniendo amablemente. Es inútil, por ejemplo, hacer que reaccionen, porque es imposible para ellos. Por el contrario, debemos encontrar un equilibrio al tratar de abrir un diálogo con ellos, comprender lo que les está sucediendo y hacer que puedan gestionar las relaciones que tienen con otros compañeros.

2. Establece comunicación emocional

Es importante que la comunicación que establezcas con el niño sea emocional y no un interrogatorio, de este modo te podrás ganar la confianza de tu hijo y abrirte.

3. No actúes por tu cuenta

Al mismo tiempo, no se recomienda reemplazar a los niños yendo a hablar directamente con los agresores, ya que provocarás que el niño se sienta apartado del problema, puede que sienta más vergüenza y que los agresores se ciñen más con el niño.

4. Ten actitud de colaboración

Lo que puedes hacer es hablar directamente con el niño, luego con los padres del agresor, pero con una actitud de colaboración, y solo después de hablar con los maestros y, por si no fuera suficiente, ir a la dirección de la escuela.

Finalmente, es necesario recordar que también es posible contactar a las fuerzas policiales para presentar una denuncia. Pero esto debe ser considerado como el último camino al que se debería recurrir.

5. Ponte en contacto con los expertos

En los casos más graves también es bueno consultar a expertos que favorezcan una colaboración con la escuela, que a veces es un poco difícil, o que ayudan al niño a aumentar y fortalecer sus recursos contra los agresores.

Con estos pasos seguro podremos conseguir ayudar a los niños a que se abran, expliquen el problema y sobre todo, a que se encuentre una solución.

No debemos tomar cualquier posible caso de acoso escolar a la ligera. El teléfono de ayuda contra el acoso escolar es el 900 018 018; es gratuito y anónimo. 

Últimas noticias