Historia de España

Los dos accidentes de avión que cambiaron el curso de la Guerra Civil a favor de Franco

La ‘buena suerte’ acompañó al general Franco a lo largo de la Guerra Civil española. Sus principales rivales en la sublevación contra la Segunda República tuvieron dos accidentes

Los dos accidentes de avión que cambiaron el curso de la Guerra Civil a favor de Franco
Asociación Memorialista exige la retirada de la estatua de Franco de Melilla.

La ‘buena suerte’ acompañó al general Franco a lo largo de la Guerra Civil española. Sus principales rivales en la sublevación contra la Segunda República tuvieron dos accidentes de aviación que les costó la vida. Sin mover ni un solo dedo, Francisco Franco vio desaparecer a dos de los pesos pesados del golpe de Estado los generales Mola y Sanjurjo. En unos meses todo cambio y el curso de la Guerra Civil dio un giro a favor de un general que acabaría asumiendo todos los poderes en España durante décadas.

El golpe de estado se inicia en julio del 1936

El 17 de julio de 1936 empieza el golpe de estado que dará lugar a una dura Guerra Civil. No fue obra de Francisco Franco, en aquellos tiempos era uno más de un estamento militar descontento con el curso de la segunda República. Como el resto de sus compañeros se preparó para llegar a la península e intentar acabar

Francisco Franco había sido jefe del Estado Mayor y director de la Academia General Militar, por lo que contaba con un historial impecable que lo convertía en uno de los protagonistas de este golpe. Pero no estaba solo, el grupo de generales que se colocaron al frente tenía grandes nombres que no pudieron ver cumplido su sueño, morirían de forma accidental.

Sanjurjo y Mola fueron los cabecillas de la rebelión en la península

Los dos accidentes de avión que cambiaron el curso de la Guerra Civil a favor de Franco

Mola fue el que asumió un papel principal durante las primeras horas del alzamiento. Sanjurjo uno de los generales más respetados del ejercito se puso al cargo, pero su liderazgo duró muy poco. El factor suerte se empezó a poner del lado de Franco. Una alineación astral negativa o un fallo mecánico de cálculo acabaría a las pocas horas de su triunfo con su vida.

Sanjurjo se encontraba en Portugal, tenía previsto llegar a Burgos para dirigir a las tropas en este nuevo curso que había tomado lo que inicialmente se había planificado como un golpe de estado rápido y sin demasiadas consecuencias. La avioneta monomotor De Havilland DH 80 “Puss Moth” pilotada por Juan Antonio Ansaldo despegó de Quinta da Marinha, cerca de Cascais. El avión iba tan sobrecargado que no pudo alcanzar la altura necesaria.

Sanjurjo se estrellaría contra un muro de piedra. De esta forma, pese a estar a los mandos del avión un piloto experimentado y tener la responsabilidad de llevar a uno de los líderes de la rebelión hasta Burgos, lugar en el que debería haber llegado, se quedaría por el camino. Uno de los posibles rivales de Francisco Franco desaparecía de la faz de la tierra.

La Junta de Defensa Nacional no contaba con Franco inicialmente

Con la muerte de Sanjurjo se creo una Junta de Defensa Nacional que asumiría el mando de la rebelión. Franco no formaría parte de ella, sería el general Miguel Cabanella el que la presidiría. El que sería Generalísimo, no llegaría hasta esta cúpula de poder de facto hasta el mes de septiembre, el día 17 estaría entre los miembros de esta junta.

Franco consiguió avanzar fácilmente por el sur de la península, mientras Mola se encontraba con algunas resistencias. La balanza estaba equilibrada entre ambos, pero un nuevo golpe del destino acabaría eliminando cualquier posible rivalidad. Parece que los astros estarían a favor de Francisco Franco, un nuevo accidente en el momento adecuado acabaría con la vida del general Mola.

El 3 de junio de 1937 fallecería el General Mola

Los dos accidentes de avión que cambiaron el curso de la Guerra Civil a favor de Franco

El general Mola acabó siendo uno de los pesos pesados de la guerra, se ganó a pulso convertirse en un firme candidato a asumir el poder. Sus ideas sobre la forma de organizar el territorio después del fin de la guerra lo colocaban en lo más alto. Estaba preparado para asumir un rol que podría haber cambiado por completo la historia de España.

La mala suerte y de nuevo un avión con destino a Burgos acabaría con la vida de Mola. El 3 de junio de 1937 despegaba desde el aeródromo de Vitoria dirección Burgos. En un cerro cerca de Alcocero, según informe oficial a causa de la espesa niebla el avión en el que viajaba el general se estrellaría. De nuevo un accidente aéreo dejaría a Francisco Franco en la mejor posición posible para acabar de liderar la Guerra Civil y convertirse de esta manera en una pieza fundamental de la historia de España.

Dos accidentes cambiarían para siempre la historia más reciente de nuestro país. Con Mola o Sanjurjo vivos quizás el peso de Franco no habría sido tan grande. El final de la Guerra Civil acabaría de llevarlo hasta la gloría más absoluta consiguiendo que sin ningún otro rival que le hiciera sombra llegará hasta lo más alto. Décadas de dictadura lo llevarían a convertirse en la figura clave del siglo XX en nuestro país, imaginar el destino del país sin él es casi imposible.

Lo último en Historia

Últimas noticias