Televisión

‘El Hormiguero’: Santi Cazorla confiesa quién fue el único invitado en la boda del año en llevar móvil

‘El Hormiguero’: Santi Cazorla confiesa quién fue el único invitado en la boda del año en llevar móvil
Santi Cazorla y la confesión en El Hormiguero

Santi Cazorla y la confesión en 'El Hormiguero' sobre la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio

Santi Cazorla fue uno de los invitados más esperados de la semana en cuanto a ‘El Hormiguero’. Él también fue, junto a Pablo Motos, uno de los afortunados en acudir a la que es considerada como la boda del año, la de Sergio Ramos y Pilar Rubio en Sevilla. ¡Se lo pasaron en grande!

Por ese mismo motivo, tanto el presentador de ‘El Hormiguero’ como el jugador de fútbol decidieron rememorar muchos momentos. Uno de ellos, como era de esperar, fue el momento en el que sus móviles fueron requisados. “Al principio me sentó mal que me lo quitaran, pero luego me volví a sentir persona”, confesó Pablo Motos.

Lejos de que todo quede ahí, Santi Cazorla quiso añadir algo más: “Sí, nos liberamos. Fuimos nosotros mismos”. Fue entonces cuando el jugador de fútbol comentó algo que, hasta entonces, no se sabía. Y es que había un invitado de la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio que sí tenía en sus manos un móvil.

¡@19SCazorla y Pablo Motos nos cuentan detalles de la boda de @SergioRamos y @PilarRubio_! #CazorlaEH pic.twitter.com/s2E6xnpRpo

— El Hormiguero (@El_Hormiguero) 19 de junio de 2019

¿De quién se trataba? Nada más y nada menos que el presidente del Real Madrid, es decir, Florentino Pérez. Fue el propio Santi Cazorla el encargado de dar a conocer esta información: “Al único que vi con móvil fue a Florentino, porque estaba siguiendo la final de la ACB entre el Real Madrid y el Barcelona”. En efecto, ese partido estaba siendo disputado durante la boda.

Pero no toda la entrevista tuvo que ver con la boda de Sergio Ramos y Pilar Rubio. Pablo Motos también hablaron de la historia de superación del futbolista. Recordemos que ha tenido que pasar por decenas de operaciones y, por tanto, decenas de dolorosas y complejas recuperaciones.

“A pesar del miedo, intenté disfrutar del momento”, comenzó a decir el propio Santi Cazorla. “He aprendido a creer más que nunca en lo que uno quiere… He peleado por volver a jugar”. Es evidente que ha demostrado, una vez más, que los imposibles existen y que los sueños, por muy lejanos que parezcan, pueden hacerse realidad.

Lo último en HappyFM