Contaminación en Madrid

Vecinos de Vallecas se quejan porque Carmena se niega a instalar un medidor de aires contaminados

Vecinos del madrileño distrito de Villa de Vallecas muestran su enfado porque el Ayuntamiento de Manuela Carmena ha calificado como "inviable" su propuesta de instalar un medidor de aires contaminantes en su barrio.

Manuela Carmena y el PAU de Vallecas con los humos de Valdemingómez al fondo.
Manuela Carmena y el PAU de Vallecas con los humos de Valdemingómez al fondo.

El Ayuntamiento de Madrid se niega a ampliar la red de medidores de calidad del aire. Varios distritos han aprobado en las respectivas sesiones de Pleno la instalación de nuevos dispositivos pero el Ejecutivo de Manuela Carmena no cumple.

En Vallecas, por ejemplo, los vecinos están en pie de guerra porque sufren los malos olores y el aire contaminante de la incineradora de basura de Valdemingómez. Existe un medidor de polución, pero únicamente mide dos componentes nocivos. «Los vecinos reclamamos que se amplíe y que mida todos los contaminantes que detectan las estaciones más completas de Madrid», explica una portavoz a OKDIARIO.

El grupo municipal de Ciudadanos lo solicitó en el Pleno del distrito hace más de dos años y se aprobó por unanimidad de todos los partidos. Ahora, los vecinos impulsan el medidor a través de los presupuestos participativos, pero sin éxito.

«Es una vergüenza»

«El sectarismo político ‘antiecologista’ de Inés Sabanés [edil de Medio Ambiente] vuelve a imperar. Es una vergüenza. Por tercer año, se declara inviable la propuesta de instalar el medidor de contaminantes para que los vecinos del sureste podamos conocer qué respiramos y cómo perjudican nuestra salud», lamentan los promotores.

Vecinos de Vallecas se quejan porque Carmena se niega a instalar un medidor de aires contaminados
Planta de Valdemingómez

Estos vecinos sostienen que «la propuesta cumple los requisitos de los presupuestos participativos y no debería ser catalogada como inviable pero, éstas son las reglas ideológicas que nos impone Sabanés; dejar que el Sur esté contaminado y no se ofrezca transparencia con datos públicos diarios».

El Consistorio rechaza ese informe de inviabilidad en base a que ya hay otros medidores en Madrid, que es costoso y que ya se realizaron mediciones móviles en 2017. «¿A qué tienen miedo si amplían el medidor de contaminantes?, ¿qué ocultan? Si no tienen miedo que ejecuten la propuesta aprobada por unanimidad», expresan.

«¿Es costoso ampliar el medidor respecto a qué? Nuestra salud no tiene precio»

Responden al Ayuntamiento esgrimiendo que «hay estaciones en Madrid pero ninguna cerca de Valdemingómez. Los estudios de incineradoras delimitan un área donde no hay estación medidora ampliada. En consecuencia, no existe ninguna válida. ¿Es costoso ampliar el medidor respecto a qué Sabanés? Nuestra salud no tiene precio».

Insisten en que quieren datos públicos y diarios ya que las mediciones de 2017 son muy antiguas y la actividad de Valdemingómez fue inusual. En este sentido, se hizo un informe favorable por parte del Ayuntamiento que los vecinos tachan de «insuficiente». «Ese estudio llegó a conclusiones sin datos, como se indica en muchas partes del informe. Asimismo, no han podido medir incidencia porque esto es un barrio joven», explican para recordar que hasta CCOO tachó de «inválido» ese informe.

«Antes de dormir plácidamente, pedimos a Sabanés, Carmena y Equo que piensen en que donde niegan que conozcamos qué respiramos es donde más niños nacen y crecen, niños respirando los aires de Valdemingómez. ¿Los niños no tienen derechos?», lamentan los vecinos.

Lo último en España

Últimas noticias