Teresa Freixes: "No hubo ofensa de Rajoy al Rey porque la Casa Real lo asumió, lo normalizó y lo hizo público”

Teresa-Freixes
Teresa Freixes

Pregunta. ¿Fue una falta de respeto a la Institución o al Rey que Rajoy declinara presentarse a la investidura?

Respuesta. En absoluto. Rajoy lo acordó con el Rey. Quien lanzó el comunicado fue la Casa del Rey, por lo cual yo dudo que haya sido un desprecio al Rey. Es la Casa del Rey  quien informa de que el señor Rajoy declina, yo no le veo ofensa al Rey para nada porque la Casa Real, lo asume, lo normaliza y lo hace público. Además hay que tener en cuenta que la Constitución no le obliga a presentarse a la investidura porque el Rey se lo proponga.

P. ¿Una vez que Rajoy declinó presentarse al debate de investidura no habría sido lógico proponer a Pedro Sánchez?

R. El Rey puede proponer a cualquier persona aunque no sea ninguno de los  líderes que se ha presentado a las elecciones si después de haber hecho todas las consultas, las que él quiera, 1, 10 ó 100, llega a la conclusión de que esa persona puede obtener los votos suficientes para ser investido presidente del Gobierno.

Eso de primero el más votado, segundo el siguiente… eso nos lo hemos inventado nosotros porque eso no está regulado en ningún sitio. Lo que ocurre es que hasta el momento, el líder del partido que había obtenido más escaños siempre había sido el investido.

Cuando hay mayoría absoluta se hace la ronda de consultas pero está claro que va a obtener la mayoría seguro. Y cuando no ha sido así, antes de presentar a un candidato en el Parlamento se han hecho los pactos necesarios para que esa persona fuera investida.

Para mí, en estos momentos, y esto hace más de veinte años que lo puse por escrito, es una de las cosas más importantes que tiene que conducir el Rey, las conversaciones para poder llegar a un acuerdo de investidura. Ahí el Rey tiene una función arbitral o moderadora y es la más importante que tiene.

Si en la ronda de consultas sucesivas que se hicieran pudiera llegar a la conclusión de que alguien, quien fuera, podría obtener suficientes votos para su investidura, estoy segura de que el Rey lo propondría.

P. Si en esta ronda de consultas todos transmitieran al Rey lo mismo que la semana pasada…

R. Esto no lo sabemos, esto es la política y la política es el arte de lo posible, a veces nos ha parecido que algo era imposible y al final ha sido posible. Si pensamos en qué sucede en países de nuestro entorno, en toda Europa, de los 28, solamente en 6 países gobierna un sólo partido, y en el resto gobiernan coaliciones de partidos o partidos que gobiernan con el apoyo parlamentario del resto.

Lo raro del caso no es que el Congreso esté fragmentado, lo raro de éste nuestro país es que no haya una costumbre de política de diálogo, ese es el problema.

El pluripartidismo no constituiría un obstáculo si los partidos políticos obraran como deberían, es decir, con responsabilidad y con visión, no ya “de Estado”, sino de simple consciencia de lo que nos estamos jugando.

P. Y ante ese problema, ¿cuál debe ser el papel del Rey? Si nos ponemos en el hipotético caso de que estos días las formaciones reiteran lo dicho la semana pasada.

R. El Rey, hará lo que crea conveniente. Pero es importante subrayar que no tiene ningún plazo de tiempo para proponer a una persona. Cabe destacar que en Bélgica estuvieron más de un año sin formar Gobierno, y en Holanda más de tres meses. La  media normal de negociaciones de la UE está entre dos y tres meses.

P. ¿El Rey puede proponer a un candidato de un partido aunque sea el menos votado?

R. El Rey puede proponer a quién él crea que pueda tener los apoyos necesarios aunque no sea ni parlamentario. Podría buscar una persona de fuera del Parlamento, de fuera de la política incluso, esto ha pasado en Italia algunas veces. Lo que ocurre es que aquí, en España, falta todavía mucha historia política del apoyo, del consenso.

P. ¿Cuándo empieza a correr el tiempo de cara a unas nuevas elecciones?

R. El tiempo empieza a correr desde la primera votación de investidura. Son dos meses en los cuales hay que intentar lograr que alguien sea investido presidente del Gobierno. Si en esos dos meses no se encuentra a la persona adecuada, automáticamente se disuelven las Cortes.

P. ¿Como Catedrática de Derecho Constitucional, cree usted que la Constitución debería corregirse en este aspecto y ajustar quizás más los plazos?

R. Es una posibilidad que veo impensable. Uno de los temas que concita mucho acuerdo es el de la reforma de la Constitución, eso es normal. Actualizar la Carta Magna es algo que hacen constantemente en otros países. Francia, por ejemplo, la hace casi de manera anual, mientras que hay otros que hacen como nosotros que sólo la hemos cambiado dos veces.

Es importante destacar que para poder hacer una reforma en la Constitución se necesitan, y para el procedimiento simplificado, los 3/5 del Congreso y los 3/5 del Senado, con lo cual, es imposible que se pueda aprobar sin el apoyo del PP (en el Senado desde luego porque su mayoría es amplísima) pero en el Parlamento, tiene 123 diputados y la minoría de bloqueo es de 117.

Esto significa que lo que están prometiendo PSOE, Podemos, etc. es absolutamente imposible si no cuenta, insisto, con la aprobación del PP. Y esto la gente lo tiene que saber: sin el Partido Popular no hay reforma de la Constitución posible.

 

Últimas noticias