Los separatistas pactan con Sánchez castigar fiscalmente a Madrid para evitar la fuga de empresas

Pedro Sánchez @Getty
Pedro Sánchez @Getty

ERC no sólo ha negociado cesiones en favor de la independencia de Cataluña, sino que también ha pactado con Pedro Sánchez cuestiones que superan a la comunidad catalana pero que los separatistas consideran básicas para evitar que las empresas puedan escapar del destrozo que ellos originan en Cataluña con el desafío rupturista.

Por ello, los de Oriol Junqueras han exigido un castigo fiscal a Madrid para evitar que las empresas tengan un refugio al que acudir a medida que ERC y JxCAT sigan empeorando las condiciones económicas, sociales y de seguridad jurídica en su propia comunidad autónoma.

La exigencia de los separatistas ha sido acogida con agrado por el equipo de Sánchez. El PSOE ha pactado con Podemos una fuerte subida de impuestos y cotizaciones sociales y, además, ha trazado la estrategia para que los Gobiernos regionales del PP no puedan frenar su atraco fiscal y contraponer otra gestión. Para ello, Sánchez ha ordenado ya regular una norma que permita anular la capacidad de bajar impuestos autonómicos con los que contrarrestar las subidas de los socialistas.

Sin embarho, los separatistas se mueven por otra preocupación: la de que a medida que sigue su carrera rupturista, Cataluña sigue perdiendo atractivo económico, un hecho que supone una continua fuga de empresas que hace inviable su independencia territorial.

Recordemos que un total de 228 empresas han sacado sus sedes sociales de Cataluña en el tercer trimestre de 2019 y, además, la cifra no se relaja, sino que sigue subiendo con respecto a las 210 que tomaron esta decisión en el trimestre previo. La gran mayoría de las compañías que huyen lo hacen con destino a Madrid, región a la que han ido un total de 92, seguida de la Comunidad Valenciana con 45. De ese modo, hasta el tercer trimestre de 2019, el número acumulado de empresas que se han fugado de la locura separatista asciende a 787. La cifra global es esclarecedora: desde 2017 un total de 4.129 empresas han trasladado sus sedes sociales fuera de Cataluña.

En concreto, el plan del PSOE y los separatistas pasa por armonizar los Impuestos de Sucesiones, Donaciones y Patrimonio de forma que, principalmente la Comunidad de Madrid, pierda el liderazgo en rebajas de impuestos que actualmente tiene. La medida, además, también afectaría, por ejemplo, a Andalucía, donde el plan del centroderecha de demostrar que es posible gestionar bajando impuestos también se ha materializado tras la llegada del PP y C’s a la Junta.

El plan de Sánchez pasa, literalmente, por subir todos los impuestos de las regiones gobernadas por el PP hasta igualarlos con los gravámenes de los territorios liderados por los socialistas. Además, hay que recordar que en esta legislatura el PSOE pretende aplicar una brutal subida de impuestos.

Pero un ascenso de la presión fiscal que, en caso de ser amortiguada en los territorios del PP, dejará en evidencia al presidente socialista y alisará el camino a un futuro triunfo electoral de los populares. De hecho, el saqueo fiscal que ha previsto Sánchez para los próximos años, según las cuentas presentadas ante la Unión Europea (UE) alcanzaría los 95.505 millones de euros en 2022, y, además, afectará especialmente a las familias –sobre todo clase media– y a las empresas.

Lo último en España

Últimas noticias