Crisis del coronavirus

Sanidad ofrece datos sobre ingresos en UCI que ‘maquillan’ la sensación de colapso

coronavirus
Personal sanitario en las inmediaciones del Hospital de campaña del Gregorio Marañón en Madrid. (Foto: Efe)

La información que el Ministerio de Sanidad ofrece sobre la pandemia del coronavirus genera numerosas dudas y lagunas. Es el caso de los ingresos en las unidades de cuidados intensivos, actualmente el eslabón más preocupante de la epidemia. Pese al colapso que ya se vive en algunas comunidades, y la previsión de que la situación se desborde en otras regiones, Sanidad no ofrece datos sobre la situación real de las UCI.

La cifra que diariamente aporta el Ministerio en sus informes de actualización es un dato acumulado. El epígrafe indica que se trata del número de «pacientes que han precisado UCI». Es decir, se incluyen también, según Sanidad, a los que han pasado por intensivos y han superado la enfermedad, y también a los fallecidos.

Este dato provoca dificultades para interpretar la evolución de estas unidades, ya que no se dispone de una fotografía real del número de enfermos en situación crítica en cada momento.

La preocupación sobre las UCI es un problema constatable en el Ministerio de Sanidad. Relajada la curva de nuevos contagios, la mirada se dirige ahora a estas unidades, muy tensionadas en algunas regiones.

Comunidades tensionadas

En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, el balance de Sanidad de este martes habla de 1.514 pacientes que han estado o están en las UCI, lo que en el caso de Cataluña se eleva ya a 1.652. La situación es alarmante también en otras regiones más pequeñas, pero muy azotadas por el coronavirus, como Castilla y León, con 325 ingresos de críticos; Castilla- La Mancha, con 344 o el País Vasco, con 307 enfermos en esta situación. Una cifra muy elevada dado que la capacidad hospitalaria de esas regiones es también más reducida.

En los últimos días, el portavoz técnico de Sanidad para el coronavirus, Fernando Simón, ya admitió que seis comunidades se encuentran al límite de su capacidad de UCI y otras tres cerca de alcanzarlo. Simón, que prefirió no identificar a estas regiones, insistió en que las medidas van dirigidas a que «esos límites no se superen».

No obstante, el avance de la propia pandemia avanza un escenario complejo aún durante semanas. Teniendo en cuenta los propios plazos de la infección, el tiempo medio entre el inicio de síntomas y la notificación del contagio por coronavirus puede llegar a los diez días, a lo que hay que sumar la posterior hospitalización y el agravamiento. Cabe destacar, además, que la estancia media de un paciente de coronavirus en estas unidades puede llegar a 28 días, lo que complica todavía más la gestión de críticos.

Ante este escenario, Sanidad estudia el traslado de pacientes desde regiones con más presión en la UCI a otras menos críticas, según informó el lunes María José Sierra, jefa de área del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias. Por su parte, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, afirmó que «no se descarta» esa posibilidad, que aún no se está llevando a cabo. Lo que sí se está produciendo ya es el envío de material sanitario desde autonomías menos tensionadas.

«Esperanza de vida»

Hace días, y en previsión del colapso, los profesionales de cuidados intensivos ya emitieron un protocolo en el que se indicaba que, ante dos pacientes similares, se debería «priorizar la mayor esperanza de vida con calidad».

El plan fue elaborado por la Sociedad Española de Medicina Intensiva Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc) con el título ‘Recomendaciones éticas para la toma de decisiones en la situación excepcional de crisis por pandemia Covid-19 en las unidades de cuidados intensivos’. Y en él se dan las pautas para discriminar la admisión en unidades de críticos, para lo que «se debe tener en cuenta la supervivencia libre de discapacidad por encima de la supervivencia aislada».

«Ante pacientes críticos con otras patologías críticas que no puedan estar en otras áreas asistenciales, como reanimación o semicríticos, diferentes a la infección respiratoria por COVID-19, se debe valorar ingresar prioritariamente a quien más se beneficie o tenga mayor expectativa de vida, en el momento del ingreso», se indica.

Añaden que hay que «priorizar la mayor esperanza de vida con calidad». «En personas mayores se debe tener en cuenta la supervivencia libre de discapacidad por encima de la supervivencia aislada», recomiendan.

Lo último en España

Últimas noticias