Elecciones Generales 2019

Sánchez ‘santo’: "Me va a curar la cadera"

Sánchez entre 'fans' en Leganés que querían entregarle un ramo de rosas. Foto: Joan Guirado
Sánchez entre 'fans' en Leganés que querían entregarle un ramo de rosas. Foto: Joan Guirado

Albert Rivera, líder de Ciudadanos, se ha vestido con chaqueta motera y ha girado hacía la derecha cuando comenzaba su ruta hablando de seguridad vial en el cuarto día de campaña electoral del 28-A. VOX, por su parte, ha convertido en viral una foto de un grupo de constitucionalistas plantando cara a los radicales con la rojigualda en la mano.

Ir a un centro de mayores es casi siempre garantía de baño de masas y los candidatos a la Presidencia del Gobierno y sus equipos lo saben. Aunque no tengan nada que decir ante los pensionistas o, directamente, se pongan a hablar de la vivienda para jóvenes. Este lunes ha sido Pedro Sánchez quién ha utilizado el recurso de los jubilados en un centro de mayores de Leganés, junto al alcalde de esta localidad, para acercase al voto de los más mayores de la sociedad.

Los aplausos de sus seguidores durante el ‘paseíllo’ por el asfalto hasta llegar a la puerta –este lunes no quiso bajar directamente del coche– evitó que las cámaras captaran los gritos de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, que aprovecharon para manifestarse. Ya en el interior del centro, los trabajadores, apostados en las ventanas con el móvil en la mano, han ido saludando al candidato socialista.

Al finalizar, rodeado por pensionistas que querían la foto al más puro estilo ‘estrella del rock‘, hay quién –incluso– le otorgó más poderes de los que tiene un jefe del Ejecutivo. Fue el caso de Juana, una canaria que ahora vive en Leganés y que este lunes, antes de volver a su municipio, acudió a otro acto de Sánchez en Las Palmas, lo santificó para conseguir la foto: "Me va a curar la cadera". Tras insistir, la mujer consiguió su objetivo levantando la muleta y asegurando andar mejor.

Albert Rivera
Albert Rivera tras una marcha motera. Foto: Europa Press

Lo ocurrido durante la visita de Ciudadanos a Rentería, en el País Vasco, sigue levantando todo tipo de comentarios. Albert Rivera, sobre la moto en la Sierra de Guadarrama, subió el tono ante las críticas del número tres de Podemos, Pablo Echenique, a quién ha acusado de "denigrar la política y legitimar la violencia" tras acusarles de ir al municipio vasco a "incendiar". En la misma línea que el podemita también se ha expresado el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, que por primera vez ha cargado contra el resto de derechas asegurando que C’s y VOX han ido al País Vasco a "pinchar y no de pinchos".

Por su parte, el PSOE vasco de Idoia Mendía, la misma que se fotografió junto al etarra Arnaldo Otegi en Navidad –que tilda marginales a ambas formaciones–, acusa a los de Rivera y Abascal de "provocar". Y, aunque todos están en contra de los escraches, los partidos no se ponen de acuerdo en cómo acabar con ellos.

Vox

En las redes sociales, una foto difundida por VOX en la que un grupo de constitucionalistas plantaban cara con la rojigualda en mano a un grupo de violentos en Zamora se ha convertido en viral. La formación de Santiago Abascal sabe muy bien cómo moverse en las redes, con gran astucia del número uno por Toledo y estratega del partido Manuel Mariscal Zabala, es quién más rendimiento está sacando de las nuevas tecnologías aplicadas a la política.

Ciudadanos lo intenta, plasmando en una gran lona situada en el centro de Madrid un grupo de WhatsApp bajo el nombre de ‘Consejo de Ministros’ con Quim Torra, Otegi, Iglesias, Carles Puigdemont y Sánchez, convirtiendo en analógico lo digital. En ese nuevo cartel electoral, Iglesias propone una barbacoa en su chalet y Puigdemont le responde que no puede acudir porque está fuera. Reglón seguido, Sánchez se ofrece a recogerle en el Falcón, aunque a partir de ahora se tendrá que organizar él solo los viajes: este lunes cerró sus puertas en el 56 de la calle Ferraz la polémica oficina creada por las Nuevas Generaciones del PP ‘Falcon Viajes’. No hay ni rastro.

En plena Semana Santa, igual en homenaje a su líder Sánchez ‘Santo’, la responsable de laicidad del PSOE de Madrid, Noelia Posse, se fue a desfilar en procesión. No, la coherencia no ha sido nunca un punto fuerte de un PSOE que ya reconoce abiertamente en su programa electoral que cederán más autogobierno a los catalanes. El premio a intentar romper el Estado.

Lo último en España