Los documentos internos de La Moncloa

Sánchez se niega a revelar los gastos del Falcon y el Super Puma: "Ya lo controla el Tribunal de Cuentas”

Pedro Sánchez
Pedro Sánchez, en una comparecencia en La Moncloa.

Pedro Sánchez, candidato del PSOE a las elecciones generales, se ha negado internamente a desvelar el gasto real del Falcon y el Super Puma. Desde la Presidencia del Gobierno se han opuesto a entregar estos datos, reclamados en base a la Ley de Transparencia y a través del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno.

Pedro Sánchez se ha negado internamente a desvelar el gasto real del Falcon y el Super Puma. Desde la Presidencia del Gobierno se han opuesto a entregar estos datos, reclamados en base a la Ley de Transparencia y a través del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno.

La solicitud exigía dar publicidad a la memoria de gastos del jet y helicóptero presidencial y el equipo de Sánchez se ha negado porque, según su explicación, ya están sometidos al control de “la Intervención General del Estado” y “del Tribunal de Cuentas”, tal y como reflejan los documentos a los que ha tenido acceso OKDIARIO.

La Presidencia del Gobierno llegó a afirmar que el viaje a Benicàssim de Sánchez con un avión Falcon sólo había costado 282,92 euros. De hecho, Moncloa llegó a mostrar un documento ante la prensa, pero la realidad es que cuando se le han reclamado esos mismos datos en base a la exigencia legal de la normativa de Transparencia, el Gobierno no ha querido repetir la mentira y ha afirmado literalmente que no tiene obligación de dar la memoria de gastos del Falcon y del helicóptero Super Puma porque, además, mentir tras una reclamación en base a la Ley de Transparencia tiene consecuencias penales.

La explicación dada por Moncloa rechaza cualquier posibilidad de conocer el uso y gasto que se hace del jet y helicóptero presidencial. El documento de Presidencia, al que ha tenido acceso este periódico, señala que “al igual que ocurre con el resto de unidades que componen el sector público estatal, su actuación está sometida al control interno que realiza la Intervención General del Estado y que se encuentra regulada en el Real Decreto 2188/1995”.

El equipo personal de Sánchez añade, además, un segundo motivo para no dar los datos de forma rápida y detallada: “Dicha actuación se supervisa por el control externo que lleva a cabo el Tribunal de Cuentas, donde se determina en su artículo 1 que el Tribunal de Cuentas es el supremo órgano fiscalizador de las cuentas y de la gestión económica del Estado y del sector público”.

En resumen, que Moncloa no piensa dar ni medio dato del gasto que ocasiona porque considera que ya hay suficientes controles al margen de la Ley de Transparencia.

Eso sí, todos esos controles suponen un retraso más que considerable con respecto a la inmediatez de la legislación, pero evidentemente al presidente, en medio de unas elecciones, no le interesa que esos datos se conozcan ahora y de forma rápida y concreta.

De este modo, y tal y como viene publicando desde hace unas jornadas OKDIARIO, queda clara la negativa de Sánchez a desvelar datos sobre el uso del Falcon y el Super Puma. Porque el presidente, no sólo los utiliza cuando y como quiere, sino que también los usa de forma irregular porque se salta, además, las exigencias de justificación de los motivos de seguridad del presidente que se han aludido a modo de comodín para poder coger las aeronaves en cualquier ocasión.

Cualquier argumento usado exige legalmente la entrega de una documentación y justificación oficial que permita avalar la veracidad del argumento y fiscalizar el gasto que se ocasiona. Sánchez se ha negado a entregar ni una sola justificación de sus viajes y los realiza de forma arbitraria sin aceptar los controles legales.

 

Lo último en España