Gobierno

Sánchez bate su récord: 25,8 millones en un mes para altos cargos y asesores con la inflación disparada

Sánchez asesores
Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados.

El Gobierno dispara su gasto para atender las nóminas de los altos cargos y asesores. Sólo en junio -último dato contabilizado- se desembolsaron 25.877.000 euros, la cuantía más elevada en un mes desde que existen registros. Sostener la mastodóntica estructura del Ejecutivo ya ha costado este año a los españoles 86.276.000 euros. Un notable incremento con respecto al año anterior, cuando esa cifra era a estas alturas de 70.114.000 euros. La elevación del gasto en un mes, si bien obedece al pago de nóminas extraordinarias -a las que tienen derecho por ejemplo secretarios y subsecretarios de Estado y directores generales- y otros complementos coincide con la delicada situación económica que atraviesan los españoles y con las históricas cifras que alcanza el Índice de Precios al Consumo (IPC). En junio, el indicador se disparó al 10,2%, su nivel más alto desde 1985. En julio, escaló al 10,8%, el peor dato en 38 años.

Gasto histórico

Sólo en un mes, el Gobierno tuvo que pagar 15.186.000 euros para las nóminas de sus altos cargos, y 10.691.000 para los asesores, según el último Avance comentado de pagos de la Administración General del Estado.

Si se analizan los datos con más perspectiva, ningún Gobierno ha supuesto un desembolso mayor. El Ejecutivo gastó el año pasado 140.183.000 euros para mantener a estos cargos, designados a dedo, y cuyo número se ha ido incrementando en los últimos tiempos. En 2020, por ejemplo, esa cifra fue de 130.609.000 euros. En 2019, antes de firmar la coalición con Podemos, los socialistas gastaron 121.709.000 euros. Y en 2018, año en que Sánchez llegó al poder a través de la moción de censura, 112.052.000 euros.

Con Mariano Rajoy, el gasto para estas nóminas fue siempre inferior -en 2017, por ejemplo, se gastaron 107 millones- y también con José Luis Rodríguez Zapatero. El ex presidente socialista registró también cifras elevadas -124 millones en 2009- pero nunca como las de Sánchez. Según reveló OKDIARIO, en sólo una década, el desembolso en altos cargos y asesores ha aumentado en 42 millones.

El Ejecutivo ha ofrecido diferentes excusas ante las críticas de la oposición, alegando que este séquito de cargos y asesores es necesario para atender «las prioridades de transformación que precisa la sociedad española» o que la actual situación requiere de un Gobierno «robusto». En la propuesta económica que Alberto Núñez Feijóo presentó a Sánchez hace unos meses se recogía un recorte de estos cargos, dejándolo en 12 0 13 ministerios.

Y ello, mientras los datos del IPC revelan la ineficacia de las medidas del Gobierno, encadenando ya dos meses consecutivos por encima del 10%.

Según el INE, la escalada interanual hasta el 10,8% en julio se debe, principalmente, a las subidas de los precios de las viviendas, hasta el 23% a causa de los precios de la electricidad, el vestido y calzado, con un variación anual del 5,0%, y a los alimentos y bebidas no alcohólicas, que sitúa su tasa en el 13,5%, la más alta desde el comienzo de la serie, en enero de 1994. Por su parte, los precios de los transportes cayeron tres puntos en comparación con los datos de junio, hasta el 16,2%, por el descenso del precio de los carburantes y lubricantes.

Como avanzó OKDIARIO, Sánchez piensa en una remodelación del Gobierno de cara al nuevo curso político. Tras la profunda renovación acometida en el PSOE, el dirigente socialista pretende ahora dotar a su gabinete de mayor peso político. En este sentido, una de las principales apuestas es Antonio Hernando, ahora jefe de gabinete adjunto del presidente y a quien pretende ascender a ministro. Una de las principales opciones es que releve a Fernando Grande-Marlaska al frente del Ministerio del Interior. Además, Sánchez tiene en mente la salida de cargos de Podemos, e incluso unificar algunos ministerios para alterar la actual composición del Gobierno.

Lo último en España

Últimas noticias