El PSOE recupera la bandera republicana en el primer mitin de una precampaña que durará todo el año

El PSOE recupera la bandera republicana en el primer mitin de una precampaña que durará todo el año
Asistentes al mitin de Barcelona acuden con una bandera republicana.

Sánchez vende el proyecto de presupuestos y las mejoras del Estado en un acto con el que ha querido recuperar la normalidad con su presencia en Barcelona

Con la intención de vender que tras el Consejo de Ministros del 21 de diciembre y la reunión con Quim Torra se había normalizado la presencia del presidente del Gobierno en Barcelona, Pedro Sánchez ha vuelto hoy a la ciudad condal para arropar al líder socialista en el ayuntamiento de Barcelona y candidato a la reelección Jaume Collboni.

El líder del PSOE ha dejado el Falcón aparcado en la base aérea de Torrejón de Ardoz y ha cogido el AVE para viajar hasta Barcelona, con el fin de disipar dudas sobre quién pagaba el transporte para asistir a un acto de partido. No obstante, en Sants, el Audi A8L blindado con el que se desplaza por Madrid habitualmente le esperaba para recorrer los cerca de siete kilómetros entre la estación de Sants y el auditorio situado entre Barcelona y Sant Adrià de Besòs. Mientras, en el restaurante de un hotel de tres estrellas cercano a la sede del PSC en el Poblenou, la ministra Meritxell Batet redactaba su discurso acompañada de dos colaboradores.

Como ya pasó en su última visita, la Guardia Urbana ha restringido el tráfico en las salidas de las rondas de Barcelona para facilitar el paso de la comitiva presidencial, impacientando a muchos conductores que tras veinticinco minutos parados han hecho sonar las bocinas como símbolo de desesperación. Pero su llegada al Fòrum ha sido plácida. No había manifestantes, hoy no el litoral barcelonés no era territorio hostil: en su entrada al auditorio ha sido aclamado por las dos mil personas que han asistido al mitin. Tras saludar desde el escenario junto a Miquel Iceta y Jaume Collboni, el otro ministro catalán, Josep Borrell, ha tomado la palabra en un vídeo grabado en el que deseaba suerte a Collboni que ha levantado los ánimos de los afiliados socialistas.

El de hoy en Cataluña era el primer acto de precampaña de los socialistas, que tras aprobar ayer en el Consejo de Ministros los Presupuestos Generales del Estado, inicia una ruta por todo el país para vender el proyecto de las cuentas. La primera parada ha sido Barcelona, pero mañana estará en Burgos y así una a una, todas las grandes ciudades para vender “que son los mejores números” en boca de un alto cargo del partido, pero también para sacar pecho de que “España ha avanzado más en siete meses de gobierno del PSOE que en siete años del gobierno del PP”, apunta esta misma fuente.

Que era el primer acto de una larga precampaña que durará todo el año -con elecciones el 26 de mayo, posibles generales y catalanas en otoño- se hacía visible también con la simbología presente entre los asistentes. Hoy el PSOE ha recuperado la bandera republicana, en plena pugna con Unidos Podemos por el voto de izquierdas, mientras estos reclaman transparencia en las cuentas de la Casa Real exigiendo además poner fin a la inyección de dinero a la jefatura del Estado. Eso sí, a juzgar por la media de edad de los presentes, alrededor de unos 60 años, el futuro del partido está como mínimo, en edad de prejubilación -aunque ahora el gobierno socialista quiere poner más difícil-.

Como anécdota, nada más salir Batet al estrado, una señora se ha acercado a las mesas de prensa para pedir: “escribid que hay gente que tiene ganas de vomitar de escuchar tantas chorradas-.

Últimas noticias