Comisión de investigación de la financiación de los partidos en el Senado

El PSOE se ahorró 100 millones cargando a la Junta los alquileres de sus sedes a través de UGT

Pedro Sánchez
Pedro Sánchez. Foto: Europa Press

El PSOE logró un importante lucro gracias a una práctica fraudulenta: el uso de sedes compartidas con UGT, un sistema con el que el PSOE lograba costear sus sedes sin asumir gastos. Se hizo en Andalucía y supuso un beneficio de nada menos que 100 millones de euros. La documentación se encuentra en poder del Senado y forma parte de las conclusiones a las que ha llegado la Comisión de Investigación de la Cámara Alta tras analizar las cuentas del PSOE y tomar declaración a buena parte de los responsables de las finanzas socialistas.

“Se extienden las sospechas sobre las conexiones de estas tramas con la financiación del PSOE en lo que se refiere al oscuro asunto de las sedes. No cabe olvidar que en su día habló de que el famoso ‘conseguidor’ de los ERE, Juan Lanzas, pagase con dinero de las ayudas la sede del PSOE en su pueblo (Albánchez de Mágina)”, señala la Comisión. Para destacar, acto seguido, que “sin duda el caso en el que las vinculaciones aparecen más claramente es en el que se refiere a las ayudas a la formación, y al presunto fraude de más de 100 millones de euros del que el PSOE se habría beneficiado, al menos, a través de las sedes compartidas con el sindicato UGT”.

Las investigaciones realizadas en el seno de esta Comisión apuntan al hecho de que la financiación del PSOE a través de sus sedes pudo realizarse de formas diversas. “Por ejemplo, alquilando sus sedes a UGT o endosando los gastos corrientes de sedes socialistas a UGT, que se haría cargo de estos gastos con los ingresos recibidos a través de los fondos de formación fraudulentos”. Otra de las vías se basa en las denuncias recibidas de que “la Junta de Andalucía, podría haber estado pagando los gastos corrientes y de mantenimiento de hasta 22 sedes compartidas por PSOE y UGT”. La tercera vía de obtención fraudulenta de fondos por medio de las sedes se apoya en los gastos de las reformas llevadas a cabo en las sedes: “Hay casos en los que se financiaron obras en las mismas, a cargo de estas ayudas, de forma totalmente irregular”.

Esta vinculación se refleja también en el caso de los trabajadores, en el personal contratado para los cursos de formación, habitualmente vinculado al Partido Socialista, “cuando no a sus más altos dirigentes, como ocurre en el caso de Susana Díaz. Es más, llegó a aportarse a la Comisión documentación acreditativa de cómo se seleccionaban a las personas “recomendadas” para puestos de trabajo en proyectos subvencionados por la Junta de Andalucía. Recomendaciones que, en todo caso, partían de altos cargos del Partido Socialista, en el tejido constante de una red clientelar, en la que se pagaba con fondos públicos el favor y los favores políticos”, añade la documentación de la Comisión de Investigación.

Financiación ilegal

Hay que recordar que no se trata del único escándalo que ha puesto sobre la mesa el trabajo de esta Comisión. Y es que los trabajos realizados por la Comisión de Investigación del Senado en materia de financiación ilegal han desvelado que el Partido Socialista andaluz repartió sobresueldos por un importe de 1,1 millones de euros en un sólo año, 2013.

En ese ejercicio las investigaciones de la Comisión del Senado han encontrado pruebas de pagos personales en concepto de sobresueldos por un importe más que considerable: “3.000 euros al día”. Así lo detalla la documentación a la que ha tenido acceso OKDIARIO y que forma parte de los trabajos de control de la financiación del PSOE.

La conclusiones de esa Comisión no se han votado en el Pleno de la Cámara Alta, pero sí se han registrado oficialmente, con lo que sus trabajos podrán ser votados en cualquier momento para dar paso a tomar las medidas necesarias. Y hay que recordar que el PP ya ha anunciado su intención de proceder, en cuanto sea posible, a trasladar a la Fiscalía el material relativo a Cristina Narbona (por las campañas de publicidad cargadas a Acuamed), Pablo Iglesias (por sus crowdfunding) y Carlos Cuadrado (por la financiación de Ciudadanos).

Lo último en España