Proetarras intentan impedir a CiudadanOK hablar de un asesinato de ETA: "No hay buenos ni malos"

Tras asistir al homenaje que la izquierda abertzale celebró este fin de semana en honor al primer asesino de ETA, Txabi Etxebarrieta, CiudadanOK se encuentra con algunos de los verdaderos héroes del hostigamiento terrorista: la familia de Ángel Mota Iglesias, un funcionario de prisiones al que ETA asesinó de un tiro en la nuca mientras sostenía en brazos a su bebé de pocos meses de edad y ante su mujer.

Se cree que al ser Ángel funcionario de prisiones alguien muy cercano tuvo que señalarle para que lo mataran. Lo deja muy claro su madre, Genoveva Iglesias: "Asesinar por la espalda y encima con un niño metiéndolo (en el coche) es de cobardes. Son muy cobardes". 

Cake Minuesa se acerca a la calle Matía, en San Sebastián, donde tuvo lugar el asesinato de Ángel Mota hace 28 años. Allí intenta recrear el crimen, algo que los propietarios de dos comercios cercanos tratan de impedir: "Supongo que me pedirás autorización (para grabar)", le espeta al periodista una mujer desde Foto Miki, un establecimiento de fotografía, a lo que el reportero de OKDIARIO le responde que no debe pedir autorización para grabar en la vía pública y narrar un asesinato de la banda terrorista ETA.

Una vecina dice que "no hay buenos ni malos"

Desde el quiosco situado a la izquierda también salen dos individuos, un hombre y una mujer, que no dudan en increpar al periodista: "Has dicho algo de un menor", le espeta la mujer, a lo que Minuesa responde que "iba con un bebé de cinco meses".

"¿Seguro que eran cinco?" preguntaba la mujer, a lo que CiudadanOK le respondía si cambiaría algo porque el bebé tuviera más meses. "Hay que informarse, después de informarse se habla", se oye decir a la responsable del quiosco ya desde dentro del local y antes de afirmar que "no hay ni buenos ni malos" al hablar del asesinato de ETA.

Últimas noticias